Ciudad Madrid

ciudad_madrid

Buen día.
Sí. Ya es otro día, así que salte de la cama y comience su segunda jomada de la colonización de Madrid. Dése una rápida ducha ¡y a la calle! pero no se asuste: hoy le espera una jornada descansada. Remonte nuevamente la Gran Vía unas tres cuadras hasta la calle de Fuencarral donde se ubica la Compañía Telefónica. Como son las 9 de la mañana es una buena hora para llamar a su casa (donde son las 4 de la madrugada). No hay duda de que los va a encontrar en casa y seguramente le van a suplicar que no vuelva a llamar así que se va a ahorrar unos pesos en llamadas.
Tomando a la derecha por la calle de Fuencarral unas tres cuadras hasta la calle de Augusto Figueroa se topará con la diminuta capilla de la Virgen de la Soledad (siempre cerrada). Como es tenida por milagrosa, los devotos rezan en la calle y depositan sus limosnas a través de los barrotes (se pueden ver horribles cabezas y manos de cera, muletas y otras ofrendas por el estilo).
Regrese por la calle de Fuencarral, cruce la Gran Vía y descienda por la calle de la Montera hasta la Puerta del Sol. Desayune un exquisito chocolate con napolitanas en la Mallorquína, pegado a la tradicional lotería de doña Manolita, inmortalizada en no sé qué zarzuela. Luego, atravesando la explanada, tome por la Carrera de San Jerónimo hasta la Plaza de las Cortes (llamada así, aunque usted no lo crea, por el edificio defendido por dos leones que.da sobre la Plaza y alberga las Cortes precisamente). A un lado verá el tradicional Hotel Palace, al otro el imprescindible Museo Thyssen y frente a usted la Fuente de Neptuno.

Comentarios

Dejar un Comentario