Ciudad Segovia

ciudaddesegovia

¡Son las ocho de la mañana! O sea que, considerando la hora a la que se acostaron, llevan dormidos ya casi… ¡10horas! Salten pues de la cama, vístanse, avisen a la Recepción del Hotel que van a dejar libre la habitación antes del mediodía y, tomando en cuenta que no cenaron, ordenen un suculento desayuno.
Suculento, pero no extravagante. No se olvide de que, abusando de nuestras neuronas habitualmente algo alicaídas por la mañana, uno siempre termina por pagar carísimo el desayuno en comparación con el almuerzo o la cena.
En paz con el mundo y su estómago, intérnense en la Ciudad Vieja, caminando al azar por las callejuelas sin importárseles si tal fachada es del siglo XII o fue terminada antes de ayer, ni si por aquella ventana se asomó Isabel la Católica o doña Paca López.
Si en su carrera maratónica por el alcázar les quedó algo por visitar, vuelvan allí, sin olvidar, claro, que deberán pagar nuevamente el billete de entrada.
Como seque por sobre otros instintos elementales, primará su espíritu de ahorro, siendo las 10 de la mañana regresen al Hotel y hagan la(s) valija(s).
Recuerde que ahora no es como antes cuando, estando solo, usted dejaba toda la ropa arrugada en el bolso. Su mujer seguramente distribuyó pañuelos, calcetines, calzoncillos, camisas, etc. en di versos cajones y cajonci tos de la mesita de luz, placard, etc. O sea que a menos que revise bien todo, posiblemente deje tras sí la mitad de su vestimenta.
Una vez en el auto, pasen por debajo del acueducto (si aún se permite,o rodéelo si no)y tomen por la calle de San Juan que se continúa por la de Santa Lucía, hasta el antiguo con vento de Santa Cruz (actual mente hospicio), reedificado en el siglo XV. Observen el hermoso portal gótico plateresco y la luneta con los Reyes Católicos arrodillados a ambos lados de la Virgen. Tomando a la derecha por los jardines se atraviesa el Eresma
llegando al Paseo de la Alameda que a su vez lleva hasta el MONASTERIO DEL PARRAL,del siglo XV De allí la calle del Marqués de Villena conduce hasta el CONVENTO DE SANTA CRUZ, un curioso edificio construido imitando el Santo Sepulcro que pertenece al Orden de los Templarios. Tiene dos
niveles, de los cuales, en el primero los candidatos velaban las armas, mientras que en la Planta Bajase les armaba caballero. El edificio que se ve enfrente, es el Convento de las Carmelitas
Descalzas. La carretera de Zamarramala que pasa entre ambos conventos, desemboca en la calle de San Marcos. Bien. Al fin tiene usted el lugar para tomar su famosa foto del Alcázar, así que aproveche y…
¿Cómo? ¿Que ahora el sol le da de frente? ¿Y qué quiere que le haga? ¿No le había ya dicho que el Alcázar se eleva al Oeste de la ciudad? No es mi culpa que el sol salga por el este ¿no? Así que saque una hermosa toma acontraluz y continúe hasta cruzar el puente sobre el Eresma, tomando por la Cuesta de los Hoyos y el Paseo Ez. González. Al llegar a la rotonda vire a la izquierda y poco más allá se topará con la IGLESIA DE SAN MILLAN, de un estilo románico primitivo puro (interesantes capiteles esculpidos). Luego regrese hasta la rotonda y tome la carretera a Avila.
Pocos minutos más adelante, desde la carretera, tendrá una hermosa vista sobre la ciudad. Para compensar su frustración por las fallidas tomas del Alcázar, bájese y saque un par de fotos mientras su esposa finge arreglar un neumático para evitar que los automovilistas que pasan a su lado lo llenen de improperios por parar en un lugar no habilitado paradlo.
A 65 kilómetros de Segovia, yendo por la ruta 110y luego por la 501 que sale de Madrid, se llega a la ciudad de Avila, construida a 11 00 metros de altura.

Comentarios

Dejar un Comentario