Escorial

escorial

EL ESCORIAL Y EL VALLE DE LOS CAÍDOS

¿Que apenas son las 8 de la mañana, me dijo?
¿Cómo apenas?
Ya son las ocho de la mañana. ¿O es que usted planeaba debutar como conductor atravesando Madrid a media mañana cuando el tránsito ya se haya vuelto completamente caótico?
Rápido, haga las valijas y convenza a su mujer de reducir al mínimo su mínimo de lo mínimo, deje su (probablemente sus) valija(s) en el depósito del hostal y pague su cuenta. Y no se sorprenda si la cuenta excede sus previsiones. ¿No lo aconsejé que hablara a su casa desde la Telefónica, a un par de cuadras de allí? Las llamadas desde el hotel son muchísimo más caras siempre.
Bolso en mano, precipítese a la calle, desayunen en el café más próximo y en el expendio de alimentos de la esquina provéanse de comida para el camino a fin de intentar equilibrar su balanza económica del día, tristemente desestabilizada por sus charlas telefónicas desmedidas.
Si se han hecho más de las ocho y treinta me deslindo de toda responsabilidad respecto a su futuro.
Bien. Suban al coche recién alquilado y antes de partir raudamente, averigüe cuál es la marcha atrás, para evitar el bochorno de ponerse a hurgar en el manual en medio de los improperios de los automovilistas detenidos por su culpa.
Una vez que el auto no tenga secretos para usted, parta. Como verá, de todas las salidas de Madrid, la que conduce al Escorial es la más sencilla de tomar. Basta continuar por la Gran Vía, Calle de Princesa, Arco de la Victoria y Ciudad Universitaria. Allí, un desvío conduce a El Pardo, el antiguo palacio de Felipe II, refrito en distintas oportunidades antes de convertirse en la residencia de Franco. Los no fanáticos del General deberán seguir por la Avenida Puerta de Hierro que desemboca en la Autopista de Rozas (A 6).

Comentarios

One Response to “Escorial”

  1. Francisco on noviembre 20th, 2011 11:50

    Escorrial.

Dejar un Comentario