Viajar en coche

coche

El recorrido de los alrededores de Madrid se lo hemos organizado en auto. Y para su información, lode alquilar un coche para una sola persona es una fantasía reservada para los poseedores de la edición de esta guía titulada «Los ricos y famosos viajan».
Aparte del vulgar factor económico, lo de viajar acompañado en
coche tiene la ventaja de que, mientras uno maneja, la otra persona (plano de carreteras en mano) le puede dar las indicaciones pertinentes, como ser:
-¡Te dije la senda de la izquierda…! ¿Cuál es tu izquierda, eh’? Ahora tenemos que seguir como 20 kilómetros antes de salir de la autopista… siempre y cuando logres meterte en la otra senda…
Para viajar en auto por Europa, usted debe tener las siguientes precauciones:
1) No se olvide de llevar consigo su libreta de conducir (que no tiene porqué ser internacional) y una tarjeta de crédito (que sí debe serlo).
2)  Si usted se imaginó que viajar en coche significa apoltronarse en el asiento y cada tanto sacar una foto a través de la ventanilla, está completamente equivocado, las ciudades se conocen caminando. Pero aunque esa guiñada cómplice a su companera signifique que no piensa hacerme caso, permítame desilusionarlo, en España las ciudades se dividen en: aquellas antiguas cuyas callejuelas son tan estrechas que su coche no cabe en ellas, y las ciudades modernas por cuyas anchas avenidas circulan tantos coches, que el suyo tampoco va a caber. Por otra parte ni en unas ni en otras, va a conseguir dónde estacionar.
-¿Y entonces para qué voy a alquilar un coche?  -me preguntará usted.
– Para ir de ana ciudad a otra, naturalmente. Al llegar, estacione el coche donde pueda y visite la ciudad a pie como Dios manda. Y es a este respecto nuestra segunda recomendación:
Recuerde el lugar donde paró su coche, su marca color y dentro de lo posible su número de matrícula. Intente memorizar algún detalle más específico que «al lado de una Iglesia» o «junto a unas murallas», porque considerando que en Segovia hay cerca de 80 iglesias y que Avila está rodeada de murallas, tanto daría decir en New York «lo voy a dejar al lado de un semáforo».
Me parece maravilloso que usted tenga memoria visual. Pero si la policía lo detiene por intentar forzar la cerradura de uno de los cientos de automóviles de color parecido al que usted alquiló, estacionados en la explanada de una de las cien iglesias parecidas entre sí, no me diga que no lo previne.
3) Asegure su equipaje antes de salir de viaje. No se olvide de que usted ahora no viaja solo con su alma y un bolsito y que para su mujer un equipaje «mínimo de lo mínimo» puede incluir items tan imprescindibles como «un vestido por si Lady Di me llega a invitar a tomar el té». Recuerde además que en las ciudades donde ustedes no van a pernoctar (El Escorial, Avila, etc.) su equipaje deberá permanecer en la valija del auto mientras ustedes hacen los recorridos de rigor. Y desde ya le aviso que, aunque usted se vista de torero y su mujer de andaluza y aunque cubra el auto con pegotines de PSOE y el Real de Madrid, y cuelgue un par de castañuelas del espejo retrovisor, igual hasta el más infradotado de los ladrones lo va a identificar como turista.   Y lo que es más grave, va a individualizar su coche como un auto de alquiler con una cajuela tentadora. Me remito a lo dicho: asegure su equipaje y rece.

Comentarios

Dejar un Comentario