Calle Sierpes

calle-sierpes

Al este de la Plaza de Pilatos se encuentra la Iglesia de San Esteban, antigua mezquita, con un Portal occidental gótico-mudejar y un portal Sur gótico.
Tomando luego hacia el oeste por la calle de las Águilas (que inesperadamente se convierte en la calle de la Alfalfa), se llega a la Iglesia de San Salvador (1700) en el medio de una zona comercial muy animada. Rodeen la Iglesia y siguiendo en la dirección por la que venían, tomen la calle Gallegos a fin de conocer la CAPILLA DE SAN JOSÉ, (1691) un ejemplo de coherencia estilística desde la fachada barroca hasta el retablo pasando por las tribunas.
A partir de allí recorran la peatonal CALLE DE SIERPES que con sus cafés, restaurantes, negocios, etc. constituye la arteria más animada de la ciudad. En el No.52 solía estar la prisión donde Cervantes habría elucubrado las aventuras del triste Hidalgo Don Quijote de la Mancha. La calle de Sierpes pasa junto al PALACIO LEBRIJ A. que contiene algunos detalles arquitectónicos que valdría la pena visitar si ustedes en lugar de pasar un par de días en Sevilla, se quedaran un mes.
Ahora, si yo fuese una persona digna de la confianza que han depositado en mí, debería decirles que sigan hasta la calle Alfonso XII para visitar el Museo de Bellas Artes alojado en el Convento de la Merced del siglo XVII, dónde además de algunos El Greco y Velasquez se exhibe lo mejor de la pintura sevillana del Siglo de Oro, pero….
Pero considerando que están empachados de Murillos y tomando en cuenta la escasez de su tiempo, creo que lo mejor será que regresen por la calle de Sierpes (por la otra vereda, claro) hasta la PLAZA NUEVA que, en otras épocas supo ser la Plaza de la República. Sobre la misma se levanta el Ayuntamiento (1527), cruelmente restaurado, aunque la fachada occidental que da sobre la Plaza Nueva es la que se ha conservado mejor.
Por el lado oriental la Plaza está flanqueada por el Tribunal con fachada del siglo XVI, igualmente restaurada. En su época de gloria la Plaza servía para corridas de toros, autos de fe y otros deportes igualmente generosos en hemoglobina.

Comentarios

Dejar un Comentario