Hospital Sevilla

hospital-sevilla

La calle Harinas y la de Arte conducen aproximadamente de la Plaza Nueva al Hospital de la Caridad. Aproximadamente quiere decir que hay algún pequeño desvío que otro, ya que
ambas calles no se continúan cristianamente una a la otra, pero a esta altura usted se las sabrá arreglar para llegar a destino. Y si no, pregunte.
El HOSPITAL DE LA CARIDAD (siglo XVII) se asocia con el controvertido don Miguel de Mañara. Según Alejandro Dumas, el gran chismógrafo de la historia, don Miguel era un verdadero don Juan Tenorio, quién, para expiar sus canas al aire, habría hecho construir el Hospital. Otra versión en cambio, lo indica como esposo fiel y doliente que, a la muerte de su joven esposa, ingresó a la Hermandad de la Caridad dónde al poco tiempo murió de pena. Si llegan a entrar a la capilla barroca, podrán ver un terrible cuadro de Valdes Leal que representa a un arzobispo y un caballero a medio deglutir por los gusanos en su féretro. El cuadro además de inscribirse en el mejor realismo español (según Murillo había que taparse la nariz para mirarlo), se relaciona con las funciones de la Hermandad que originalmente se dedicaba a recoger los cadáveres de los ajusticiados quienes, hasta entonces, se solían dejar tirados por ahí. También se pueden ver unos cuadros de Murillo repletos de querubines rosados capaces de aumentar su diabetes. En fin: idénticos contraluces que en la historia de don Miguel de Manara, quién, meditabundo, guarda su secreto sobre su pedestal frente al Hospital, a una escasa cuadra del Guadalquivir.

Comentarios

Dejar un Comentario