Monserrat

monserrat

A 25 kilómetros de Barcelona, el Monasterio de Monserrat interesa fundamental mente por su extraordinaria ubicación en una cadena rocosa extrañamente erosionada que sirvió de inspiración a Wagner para la escenografía de su ópera Parsifal.
Antes de que el hombre llegara a la luna y se enterara como es el paisaje allá arriba, es lo que normalmente se hubiese
descritocomo un “paisaje lunar” Ahora, fuera de su ubicación excepcional, el Monasterio destruido por las tropas francesas en 1811 y reconstruido sin criterio alguno en el siglo pasado, carece de atractivo. Eso, siempre y cuando usted no lo visite por razones religiosas o musicales. Su interés musical radica en el famoso coro de niños que desde el siglo XIII canta la misa en la Iglesia tres veces al día.
Pero si a usted lo que lo impulsa a visitare! Monasterio es la fe, trate de no viajar un fin de semana, si no quiere prolongar su estadía en el Purgatorio por invocar en vano el nombre de Señor cuando se encuentre varado por horas en un atolladero de tránsito.
En efecto, la ruta que lleva a Monserrat coincide en su primer tramo con la carretera que conduce a los balnearios de la Costa Dorada, Sitges incluida, que es el camino obligado de la mitad de los barceloneses los sábados por la mañana.
Teniendo en cuenta esa precaución, tome la Gran Vía de las Cortes Catalanes que pasa por la Plaza de la Universidad hacia el suroeste. Luego de dejar a su derecha la Plaza de Toros, y a su izquierda Monjuich, enganche la carretera 340 que, algunos kilómetros más adelante desemboca en la 141 1 que lleva a Monserrat.

Comentarios

Dejar un Comentario