Piazza Barberini

piazza barberini

Hoy les espera el acostumbrado premio del día descansado, así que olvídense de esas cara avinagrada y ¡arriba! Desayunen. aunque luego de su claudicación de anoche, hoy deberían observar un estricto ayuno para equilibrar su cojo presupuesto Y espero que nunca más tendré que escuchar eso de
-Mira ese restaurante. En ese edificio ruinoso y medio escondido .no puede ser caro, digo yo…
-Hmmm, pero no tiene Menú Turístico a la vista..Acordate que la guía dice que nunca…
-¿Y que turista va a llegar aquí? Sólo nosotros porque vos agarraste a la izquierda cuando decía claramente que debías ir a la derecha..
-Puede ser…Pero la gente está muy bien vestida y hay velas en las mesas…
-Para ahorrar en electricidad. Además en Roma hasta los basureros visten bien….
En fin. De la Piazza de la Essedra tomen por la Vía Nazionale unas tres cuadras y enseguida doblen a la derecha por la vía d.4 Fontane. Esta calle, luego de atravesar la Piazza Barberini se convierte en la elegante vía Sixtina donde se encuentran algunas de las tiendas más exclusivas de Roma. Averiguen algunos precios y luego siéntanse más que nunca pertenecientes al Tercer Mundo. Luego sigan hasta la Iglesia de TRINIDAD DE LOS MONTES de estilo francés, construida por Carlos VIII y restaurada por Luis XVIII. En realidad dicho así, uno se imagina a Carlos VIII con el fretacho en la mano pero ¿qué le voy a hacer?, es inútil dar el nombre del arquitecto porque fuera de Borromini o Miguel Ángel, el resto pasaron a la historia sin dejar huella. La iglesia posee obras del Perugino y Daniel da Volterra. La escalinata que desciende hasta la PIAZZA DI SPAGNA (1725) es rococó y está adornada de floristas, hippies trasnochados, pintores hambrientos y turistas idem. Es un clásico de las postales y de los punguistas. La fuente de la Barcaccia (Bernini ¿quién si no?) recuerda la lamosa inundación del Tiberque dejó allí un barquito. Tomen ahora por la vía Condotti. Pasarán por el café Greco del 1700, dónde en épocas en que el café italiano era más accesible, supo tener de parroquianos a Rossini, Goethe, Wagner, Liszt, etc. Dejarán a su izquierda el Palacio Ruspoli y contorneando el Palacio Borghese a su derecha llegarán al Tiber. Caminen a lo largo de la orilla hacia la derecha por un par de cuadras hasta llegar al MAUSOLEO DE AUGUSTO

Comentarios

Dejar un Comentario