Turismo florencia

La sala de Lys también tiene un magnífico techo dorado, que al igual que la puerta de mármol y pórfido es obra de da Maiano. Desde las ventanas se puede ver la Catedral, Orsanmichele el Bargello y, a lo lejos, Fiesole.
De aquí se pasa al Guardarropa con interesantes cartas geográficas pintadas por Ignazio Danti en el 1570. Al fondo de la sala en la esquina derecha un pasaje da acceso a una terracita de donde se puede apreciar la parte más antigua del Palacio y la torre. A la derecha verán una escalera secreta construida por el Duque de Atenas, porque nunca se sabe. Una opinión compartida por Cosme I quien había hecho construir el pequeño enrejado que se ve más allí para poder espiar lo que sucedía en el salón de los Quinientos.
De la sala de Lys una escalera lleva a “Ballatoio” de donde se disfruta de un panorama incomparable de la ciudad… Incomparable, porque en realidad no se puede comparar con el que ustedes obtendrán una vez que hayan subido a la torre.
Bueno. Eso fue una grosería que yo no me esperaba. Después de todo cuando vuelvan del viaje serán ustedes los que pasen vergüenza cuando, al pasar su video, algún amigo les diga:
– ¿Qué les pasó? ¿Se quedaron sin película al llegar arriba de todo?
Y cuando ustedes, tartamudeando apabullados, traten de explicarle lo de la ampollita y el esguince, él, mirándolos con asombro desde el Olimpo de los turistas elegidos, les dirá: – “O sea que ni siquiera vieron la celda donde estuvo encerrado Cósimo el Viejo y luego Savonarola, ambos condenados a muerte? Pero entonces es como si ustedes NUNCA hubiesen estado en Florencia“.

Comentarios

Dejar un Comentario