Venecia Italia

Bien. Suban ahora por la Scala d’ Oro al segundo piso hasta el Atrio Cuadrado donde se expone una pintura del Tintoretto, maestro del claroscuro y que influenciara poderosamente a su discípulo El Greco.
De allí se pasa a la Sala de las cuatro puertas, proyectada por Palladlo. En el techo hay frescos del Tintoretto y sobre los muros (entre otros) del Tiziano.
De allí se pasa a la Sala del Anticolegio, antiguamente sala de espera. Las estatuas sobre la puerta son de Vittoria, y la hermosa chimenea de Atlantes pertenece a Aspetti. Sobre las paredes hay una serie de cuatro pinturas mitológicas del Tintoretto. Sobre el muro del fondo el famoso “Rapto de Europa” del Veronese.
La Sala del Colegio se destinaba a la audiencia de los embajadores. El techo muestra 11 paneles pintados por el Veronese en su estilo algo excesivamente decorativo. Sobre el trono ducal otro cuadro del Veronese (el dux Venier agradeciendo a Cristo la victoria de Lepanto) y sobre las demás paredes cuadros alegóricos del Tintoretto.
En la siguiente sala se reunían los senadores de la República, por lo cual se le llama algo obviamente como Sala del Senado, o con más imaginación “Sala dei Pregadi”, porque era costumbre del Dux llamar a los senadores desde la sala de las 4 Puertas.
Les diría algo como “Prego, signori. ” o vaya uno a saber qué De ahí. conjugación mediante lo de Pregadi. El techo artesonado es de gran riqueza y muestra una Apoteosis del Tintoretto. Sobre las paredes, más cuadros del Tintoretto, Andrea Vicentino, etc.
Ahora regresen a la Sala de las 4 Puertas y de allí pasen a la Sala del Consejo de los Diez, donde funcionaba el tribunal encargado de juzgar los delitos políticos. Este simpático Consejo había sido instituido excepcionalmente a raíz de la conjura de Baiamonte Tiétolo en el 1319. Pero como muchos organismos excepcionales de antes y de ahora, pronto adquirió credenciales de permanencia. Para hacerlo aún más familiar a tiempos presentes, contaba además con una policía secreta sumamente eficiente. Además de dos Veronese tiene unos pasadizos escondidos que unían la sala con las oficinas y las prisiones.
Antes de pasar a la Sala de Armas podrán ver la Bocea di Leone (Caja de Denuncias) con sus dos cerraduras, pues debía ser abierta simultáneamente por dos magistrados.
En la Amería se exhiben la armadura del Gattamelata, la de Enrique IV de Francia y el Cinturón de Castidad de la probablemente poco confiable señora de Padoa.
De allí, bajando por la escalera de los Censores se llega al piso de las grandes salas del Escrutinio y del Consejo Mayor.
La majestuosa Sala del Consejo Mayor de 52 x 23 metros tuvo en su origen frescos de Bellini, Carpaccio, Pisanello, Gentile de Fabriano, Tiziano, Veronese y Tintoretto. Luego del incendio de 1577 que destruyó completamente las obras, el Veronesey un interminable Tintoretto de 70 años volvierona decorar la sala.
El Paraíso de 22 metros por 7 es una de las telas más grandes que jamás se hayan pintado. En el plafón, la Apoteosis de Venus es una de las mejores obras del Veronese. Bajo el techo hay un friso con los retratos de todos los dux, casi todas obras del Tintoretto. En el lugar que corresponde a Faliero hay un paño negro, de lo que se deduce que fue el único decapitado.

Comentarios

Dejar un Comentario