Venecia: PUENTE DE LOS SUSPIROS

Simplemente saliendo al balcón de los Dalle Masegne (principios siglo X V), sin tener que arriesgar la vida subiendo escaleras, se disfruta de una hermosísima vista de la laguna y sus islas.
La Sala del Escrutinio también fue destruida por el fuego. Originalmente albergaba la Biblioteca pública aunque luego que ésta se trasladó fue utilizada para los escrutinios de la elección del Dux. EL PUENTE DE LOS SUSPIROS une
al Palacio con las Prisiones Nuevas construidas a partir del siglo X VI. El puente barroco de piedra tiene dos corredores que no se comunican entre sí, de modo que los que iban a declarar no hablaran con los que venían de comparecer ante el Consejo de los Diez. Según los guías el injusto nombre del Puente se debe a escritores anti venecianos, quienes sostenían que los prisioneros suspiraban al mirar por última vez la Laguna antes de ser ejecutados o torturados o ambos en sucesión inversa. Los guías y los escritores provenecianos discuten la cuestión de los suspiros pero no la de la tortura y las ejecuciones. Entre los que se alojaron en las Cárceles se cuenta a Silvio Pellico y al famoso Casanova, ex abate, ex violinista, ex-espía ex-financiero, cuyas supuestas aventuras eróticas hicieron soñar a generaciones luego que publicara sus escandalosas “Memorias” que esribió ya siendo viejo y triste bibliotecario del Conde Waldstein.

Comentarios

Dejar un Comentario