Viajar en crucero

Elegir un crucero
Ir a las Galápagos es caro, pero sería una pena echar a perder esta maravillosa experiencia al tratar de economizar en un crucero. Puede encontrarse con historias terroríficas acerca de servicio deficiente y barcos mal mantenidos, algunos de los cuales se han llegado a hundir. Por ello, es preferible viajar con una empresa acreditada y evitar los servicios económicos. Yo viajé con la embarcación de clase turistaSulidae, de la empresa Angermeyer, y fue un crucero excelente en todos los sentidos. Angermeyer dispone de otras embarcaciones de clase turista y yates de lujo. Los yates más pequeños, con espacio para 10 a 16 pasajeros llegan a una más amplia variedad de lugares y son más apropiados para el ambiente que los grandes cruceros con los que pueden llegar a desembarcar al mismo tiempo de 40 a 80 pasajeros.
Las embarcaciones siguen un itinerario fijado que se establece anualmente. Si tiene un interés por alguna isla o especie de animal en particular, tendrá que encontrar una embarcación que siga un itinerario adecuado. Si su prioridad es bucear, informe de ello a su operador turístico, ya que la mayoría de las embarcaciones sólo disponen de instalaciones para la práctica del submarinismo en ciertas salidas. Su itinerario para esa travesía será entonces, normalmente, un crucero especializado, orientado hacia el submarinismo.
Suele haber cruceros de cinco y de ocho días. El primero y el último se emplean casi por completo en viajar a o desde el continente, de modo que si el tiempo y el dinero solo permiten, es preferible un crucero de ocho días.

Comentarios

Dejar un Comentario