Los Chulengos, un refugio al pie de los Andes

Los Chulengos, un refugio al pie de los Andes:
Los mejores paisajes de Mendoza son los valles cercanos a las montañas y la alta montaña; puedes disfrutar de estos atractivos en una travesía partiendo desde las faldas de los Andes y llegar hasta los glaciares de las montañas, sin necesidad de ser un atleta.
A una hora y media al oeste de la ciudad de Mendoza, atravesando el valle petrolero de San José en Tupungato, llegarás a Los Chulengos, una pequeña y acogedora estancia campestre que ofrece a los turistas distintas actividades que van desde un paseo de un día acompañado por una comida criolla argentina, hasta expediciones de cinco días a las montañas durante el verano austral (del 15 de

Mendoza, ciudad con sabor provincial

Mendoza, ciudad con sabor provincial:
Es una ciudad apacible, con baja densidad poblacional y constructiva fundada el 2 de marzo de 1561 por el español Pedro del Castillo. La arquitectura caracterizada por pequeños edificios, la distribución urbana bien trazada, las acequias revestidas de piedra de río que recorren las calles y los 27 parques y plazas le dan un aire provincial a esta peculiar ciudad que se te antojará recorrer a pie.
Esta ciudad nació en una zona desértica, sus habitantes forestaron artificialmente la zona y eliminaron el espinal autóctono; la escasez de lluvia obligó a realizar un sistema de riego y captación del agua de deshielo de los Andes que llega a la ciudad por el río Mendoza, que nace a 2,400 metros sobre el nivel del mar. A base de trabajo, la ciudad se convirtió en un oasis dentro del desierto.
Mendoza tuvo que ser reconstruida después de que un terremoto en 1861 la devastara por completo; más de 4,500 de sus 11 mil habitantes perdieron la vida por el terremoto y las epidemias que acarreó esta desgracia. Los restos del templo de San Francisco, que está a unos pasos de la Plaza Pedro del Castillo, lugar fundacional de la ciudad, es el único vestigio que queda de la antigua ciudad que volvió a ser reconstruida en 1863; en calles aledañas a esta plaza todavía se observan modestas casas de adobe del siglo XIX. Asimismo, esta ciudad te ofrece todas las comodidades y servicios de una gran metrópoli, hoteles-casino de gran lujo como el recientemente inaugurado Park Hyatt Mendoza, de fachada estilo neoclásico y decoración minimalista que se ha convertido en el centro de atracción mendocino.
Al ser reconstruida, la ciudad cambió su fisonomía, y de una plaza central con calles angostas y veredas surgió una nueva Mendoza, con amplias plazas, arboledas y avenidas espaciosas. Así, la Plaza Independencia rodeada por cuatro plazas menores llamadas Italia, Chile, San Martín y España son el centro de la nueva Mendoza y han marcado su trazo urbanístico. Hasta la fecha el edificio de mayor altura tiene solamente 12 pisos.
La vida comercial y social se desarrolla en los alrededores de la Plaza Independencia; en las calles aledañas a estos lugares verás un sinnúmero de tiendas de todo tipo en las que podrás encontrar artesanías, vinos argentinos, ropa u otros artículos. La avenida San Martín, junto con la Peatonal Sarmiento, calle ocupada por tiendas y cafés al aire libre, marcan el kilómetro 0 de Mendoza.
Uno de los sitios más relevantes en la ciudad es el inmenso Parque General San Martín, el principal pulmón de la ciudad creado a finales del siglo XIX en un terreno de 420 hectáreas donde fueron plantados más de 60 mil árboles. Este sitio es muy visitado por los mendocinos, sobre todo los fines de semana; permanece abierto todo el día, pero en la noche se vuelve inseguro. En su interior se halla el estadio provincial de fútbol Islas Malvinas, la Universidad Nacional de Cuyo, un velódromo, un jardín zoológico, campos de golf, canchas de tenis, el club Mendoza de regatas, un club de gimnasia y esgrima. Asimismo, en este espacio verás el cerro de La Gloria, donde se levanta el monumento a San Martín y al ejército de los Andes y, en sus faldas, el Teatro Griego al aire libre con capacidad para 25 mil personas, sitio en el que se llevan a cabo las principales festividades de la Fiesta de la Vendimia realizada en el mes de marzo, festejos a los que asisten más de 50 mil personas.

Penitentes de Mendoza

PENITENTES:
Mendoza, Argentina:
Ubicado a 174 km de la ciudad de Mendoza, a pocos kilómetros de Chile y a sólo 4 del Aconcagua. Penitentes ofrece múltiples actividades, cuenta con pistas para todos los niveles y siete telesquís para alcanzar sus más de 22 km de caminos. Además, el centro de esquí tiene servicio de enfermería, restaurantes, comida rápida para no perder tiempo, alquiler de equipo y escuela de esquí. Una de las ventajas de Penitentes es que todos los alojamientos se encuentran en la base del cerro, lo que permite salir y llegar esquiando hasta la puerta. Las posibilidades para hospedarse son amplias y van desde albergues estudiantiles hasta alojamientos cuatro estrellas. También existen departamentos equipados para alquiler. Durante la temporada funciona el jardín de nieve para que los papas dejen a sus niños y esquíen tranquilos.

Que llevar para un día en el Parque Provincial Ischigualasto

Para un día en el Parque Provincial Ischigualasto:
Prendas frescas.
Agua embotellada para prevenir la deshidratación y ayudarlo a afrontar el calor.
Una cámara (véase página 224).
Protector solar de factor elevado.
Para las actividades al aire libre en el sur:
Prendas cálidas e impermeables.
Para actividades en el norte:
Pantalones cortos.
Un sombrero y gafas para protegerse del sol.
Abundante protector solar.
Mapas. Si visita los diversos yacimientos de fósiles desplazándose en un coche alquilado, será esencial llevar consigo un buen mapa de carreteras,
que encontrará en las grandes ciudades.

Consejos antes de ir a Mendoza

CONSEJOS PARA EL VIAJERO.
A los visitantes no les está permitido coleccionar o incluso recoger ningún tipo de fósil. Generalmente, las expediciones oficiales son patrocinadas por las universidades y dirigidas por uno de los profesores, cuyos estudiantes forman parte del equipo. Parece ser que no aceptan voluntarios.

Tener seguridad y salud al viajar a Mendoza

Cuestiones de salud y seguridad.
Tenga cuidado con el sol en el norte, que puede ser muy fuerte. El calor intenso también causa deshidratado!! y fatiga, así que procure beber mucha agua.
Los mosquitos pican después de anochecer en el norte, aunque no hay riesgo de malaria. En las zonas rurales más septentrionales de Argentina, por debajo de los 1.200 metros, hay un riesgo medio de malaria entre octubre y mayo, sobre todo en las provincias de Salta y Jujuy.

Planificar viaje a Argentina

Planificación.
No es factible visitar todos los lugares en un solo viaje, a menos que vaya a pasar mucho tiempo en Argentina.
La mayoría de vuelos internacionales llegan a Buenos Aires, así que los dos museos pueden visitarse antes de dirigirse a otros lugares.
Las visitas a los museos y las excursiones para ver fósiles en Chubut se pueden combinar con otras para contemplar la fauna y las ballenas en la península de Valdés, en la costa del Atlántico.
Una visita a Hill Station puede combinarse con un viaje al Parque Nacional Los Glaciares para ver los glaciares de la época glacial. Durante una visita general al norte, puede detenerse en el Parque Provincial Ischigualasto.

Cuando ir al Parque Provincial Ischigualasto

Cuándo ir.
La mejor época del año para ir al Parque Provincial Ischigualasto es justo antes de Navidad, cuando el número de visitantes es bajo y su grupo quizá sea el único de visita por el parque. Después de Navidad, los argentinos acuden a pasar aquí el domingo.
Hay momentos magníficos, sobre todo para los fotógrafos, a primeras horas de la mañana y a últimas horas de la tarde, cuando las temperaturas son mucho más frescas y la luz adquiere un vibrante tono rosa-anaranjado. Al mediodía puede hacer un calor sofocante, sobre todo en verano.

Viajar hacia Mendoza

Viaje por el interior.
Aerolíneas Argentinas, British Airways y otras grandes líneas aéreas tienen vuelos regulares a Buenos Aires.
Desde Buenos Aires y otras ciudades del país pueden realizarse vuelos internos a Mendoza, San Juan, Trelewy Río Gallegos.
Alternativamente, hay autobuses eficientes y cómodos, aunque debe recordar que Argentina es el octavo país más grande del mundo y las distancias pueden ser increíblemente grandes.

Estancia Hill Station

En la estancia.
Hill Station es una de las pocas granjas ovejeras que quedan, dirigidas por los descendientes directos de los propietarios originales, en este caso Santiago Eduardo Hallidayy su esposa, Silvino. En los primeros tiempos, los hijos de los Halliday registraron el terreno para recoger puntas de flecha y utensilios indios que actualmente se muestran en el polvoriento Museo Halliday, que en otro tiempo fue la cocina. Ahora, Eduardo dirige excursiones a caballo para ver fósiles en los cercanos acantilados de la costa, donde puede observarse a una colonia de pingüinos y peinar las playas en busca de hallazgos. Me aseguró que me quedaría asombrado al ver la cantidad de cosas que deja el mar.
Hill Station la fundaron en 1885 los bisabuelos de Eduardo, William Hallidayy su esposa, Mary McCall. Esta pareja escocesa se conoció y se casó cuando William estuvo trabajando en las islas Malvinas. En 1883, el gobernador de la provincia de Santa Cruz ofreció tierras en Patagonia para su colonización y como el contrato de William estaba a punto de expirar, decidió aprovechar la oferta y se convirtió así en el primer ovejero que se instaló allí.
Conocida también por su nombre español de Los Pozos, la estancia de Eduardo tiene 24.300 hectáreas y comprende una encantadora casa colonial con suelos de madera pulida, un reloj del abuelo, libros y alfombras inglesas y un jardín de chopos y ciruelos, bayas de espino y riubarbo. Hasta aquí llegan guanacos, mofetas, zorros, armadillos, rheas y, si hay agua en las lagunas, flamencos. Visité la fuente, justo en el centro de las instalaciones de esquileo. Observé cómo los hombres contratados esquilaban las ovejas (esquilan una media de mil diarias), antes de saborear el delicioso desayuno preparado por la madre de Eduardo, a base de huevos revueltos puestos por sus propias gallinas y café con la leche fresca de sus vacas.

Página siguiente »