Avila España

santo-tomas

La iglesia posee una sola nave y dos tribunas. El mausoleo (1512) que guarda los restos del Príncipe Juan es una buena obra renacentista, como loes también la capilla que guarda la tumba de Juan Dávila, preceptor del Príncipe, a su izquierda.
A la derecha de la iglesia está la entrada a los claustros. Pague la entrada y visítelos porque vale la pena. El claustro de los novicios es muy simple, el del Silencio está generosamente esculpida en el primer piso, y finalmente el Claustro de los Reyes es de una gran solemnidad. Del Claustro del Silencio una escalera lleva a la tribuna del coro donde se puede apreciar el Retablo de Santo Tomás, una obra de arte de Berruguete.
Terminada la visita del Convento ustedes deberán dirigirse en el coche a un lugar llamado Cuatro Postas sobre la ruta a Salamanca, de donde podrán obtener una vista incomparable del conjunto de las murallas. Como supongo que tendrá sus lentes de mirar cerca, a mano, luego de haber admirado el Retablo, tome el mapa de carreteras y llegue a Cuatro Postas sin mi ayuda.
Eso, para que vea que le tengo confianza.
Ante usted se despliega la ciudad amurallada, resplandeciente en el atardecer, así que saque su dichosa foto, extasíese ante el panorama y suba al coche, que Toledo está a 147 kilómetros y no querrá llegar allí a medianoche, me imagino.
La carretera a Toledo es la 403 que pasa precisamente por El Tiemblo con su Iglesia del Siglo XVI y a poca distancia la pradera de los Toros de Guisando, una de las escasas esculturas ibéricas primitivasque se conocen.

Turismo Avila

santo-tomas

De nuevo sobre la Plaza de San Vicente y luego de respirar aliviados al notar que en el auto todo está en su lugar, podrán contornear las murallas (en auto) hasta la calle de los Leales, que sale hacia la izquierda, para desembocar en la Plaza de Italia. A la izquierda se observa la Casa de los Deanes (residencia del siglo XVI alrededor de un patio central). Visítelo, si usted es fanático de los flamencos, por su tríptico de Memling en el Primer Piso. Enfrente está la Iglesia de Santo Tomé el viejo.
La calle de Estrada comunica la Plaza de Italia con la de Santa Teresa, frente a la cual se encuentra la Iglesia románica de SAN PEDRO con una vistosa roseta.  Junto con la de San Vicente y el Convento de Santo Tomás constituye uno de los monumentos religiosos más valiosos de la ciudad. Rodeando a San Pedro se verá a la derecha la Iglesia de Santa María la Antigua. La calle Gabriel y Galán que vendría a enfrentar la fachada principal de esta última se bifurca frente a un parque. Tomando a la izquierda por el Paseo Alféreces Profesionales, se llega al hermoso Convento de Santo Tomás. El Convento, aparte de sus valores arquitectónicos, posee su interés histórico, habiendo sido la residencia de verano de los Reyes Católicos (cuyo emblema el yugo y las flechas, sirven de motivo decorativo en distintos lugares del Convento), Universidad y sede de la Inquisición, lo que me recuerda la tercera regla que ustedes deberán tener en cuenta:
3)Sino quieren caer antipáticos, olvídense de las críticas, en voz alta, a la gestión genocídica de los conquistadores (los españoles están -en general- orgullosos de su “Descubrimiento “) y, fundamentalmente, eviten las críticas a la Reina Isabel, pues la “Dama de Hierro del siglo XV” es una verdadera superstar de la popularidad entre las testas coronadas que pueblan la historia de España. Ese carisma sobrevivió los siglos a pesar de las contradicciones entre su profunda fe católica y la instauración -con renovados bríos- de la inquisición y sus fogatas.
Se la recuerda por haber derrotado definitivamente a los moros de Granada, por haber expulsado a los judíos (con las desastrosas consecuencias económicas del caso) y por ser la gestora de una España unificada. Supo soportar estoicamente la muerte de su único hijo Juan (enterrado en el Convento), la locura de su hija Juana y los deslices extra conyugales de Fernando,quien la obsequió con cuatro hijos bastardos reconocidos, además de los probables anónimos.

Casas Avila

santa-teresa

De espaldas a la catedral, tornea la izquierda por la calle de Alemania que desemboca en la Plaza de Santo Tomé con la Iglesia Jesuítica del mismo nombre. De allí, siguiendo el contorno de las murallas, se desemboca en la Plaza del General Mola, luego de pasar frente a una serie de casas más o menos antiguas y más o menos conservadas, que se conocen con el nombre de Casas de los Dávila. Sobre la Plaza se eleva la TORRE de la casa de los GUZMANES, del siglo XIII. Enfrente se desarrolla el Convento de Santa Teresa (1636) elevado sobre la casa natal de la santa. Está construido en un horrible estilo clásico, lo cual nos lleva a la segunda regla que deberá tomar en cuenta:
2) En todas las épocas hubo escultores mediocres, arquitectos chapuceros y pintores burros. O sea que no basta con que una estatua griega sea del siglo I A.C. ni que una pintura haya sido hecha en pleno renacimiento para que tenga valor.
La calle Jimena Blazquez lleva a la CASA DE LOS POLENTINOS con un rico portal plateresco de 1520 (es de verdad, no de Taiwan), así que sáquele una foto si quiere. De allí, por Blasco Gimeno se llega a la Plaza de la Victoria, con la IGLESIA DE SAN JUAN del siglo XVI. La calle de Bracamonte a la derecha lleva a la Plaza de MOSÉN RUBÍN con la capilla del mismo nombre, donde se mezcla el gótico florido, con el renacimiento, sin olvidar la restauración asesina de 1913. Al norte de la capilla está la casa de Brancomorrte y la Puerta del Mariscal. De la Plaza de Mosén Rubin al este, se sale a la calle López Núñezque desemboca en la Puerta de San Vicente, pasando por la CASA DE LOS VERDUGO a la derecha con fachada gótico-renacentista. Antes de dejar las murallas si se toma por la calle del Lomo, se podrá ver un viejo portal gótico, posiblemente perteneciente a una Sinagoga.

Madrid Avila

casa-marques

Saliendo de la Catedral, ustedes podrán apreciar la casa del Marqués de…
¿Cómo? ¿Oí bien? ¿Usted acaba de susurrarle a su mujer que… “siendo Avila tan pequeña y ya que igual no hay nada demasiado importante para ver, mejor caminamos por ahí y nos arreglamos sin la guía”?
No. Claro que no me ofendo. Entiendo que para usted puede resultar muy fatigoso todo eso de ponerse los lentes para mirar de cerca, leer la guía cambiarse por los lentes de distancia intermedia para enfocar la máquina de fotos, luego ponerse los de lejos para mirar el paisaje, para terminar vol viendo a los de cerca para enterarse de algún detalle aclaratorio de la guía… Solo que me estaba preguntando cómo harían ustedes para apreciar determinado edificio… quiero decir¿cómo sabrían si es valioso o…?
¡Ah! ¡Entiendo! Usted opina que como su mujer hizo ese curso de decoración de tortas y usted perdió sexto de Preparatorios de Arquitectura, ambos están capacitados para…? Claro, claro… Es una cuestión de sensibilidad ¿cómo no se me había ocurrido?…de sensibilidad artística, …de emoción.
¿Y se puede saber por qué se pararon frente a esa casa? ¿Les emociona o… les conmovió la sensibilidad artística? ¡ Ah! ¡Les interesó la rica fachada estilo plateresco!
Bueno. Permítame sugerirle que no se vaya a apoyar contra esa exquisita fachada porque se puede ensuciar la camisa con el revoque que de tan fresco que está debe haber sido construido antes de ayer. Mire mi amigo. Esos adornos tan perfectamente terminados, tan regulares y simétricos, seguramente fueron vaciados de moldes hechos en Taiwan para decorar fachadas “al estilo plateresco”.
¿Ve ?Es por eso que no lo puedo dejar soIo. Y de paso aprenda una regla infalible (para cualquier lado menos para Egipto):
1) Desconfíe de los monumentos impecablemente conservados: suelen ser nuevos.
Bueno, obviando esta interrupción volvamos a la casa del Marqués de Velada con su interesante patio de tres galerías. Si le interesa, vaya hasta la Puerta del Peso (una de las 9 que atraviesan las murallas) y observe la torre dentro de la cual, se encastra el ábside de la Catedral. El Palacio Episcopal adyacente está en ruinas, así que ignórelo.

Avila España

puerta-de-san-vicente-murallas-de-avila

Habiendo estacionado, supongo, antes de admirar el portal, y siendo ya pasadas las doce del mediodía, instálese en una mesa al aire libre en el Restaurante El Tabemón sobre la Plaza, con vista a las magníficas murallas que se construyeron en su casi totalidad entre los años 1090 y 1099, en solamente 9años.
Si el camarero se demora, di viértase multiplicando la altura media del muro (12 metros) por su espesor de 3 metros, y a su vez por la longitud de 2557 metros de su desarrollo. Agregúele las noventa torres (o no lo haga si ya se olvidó aquella vieja formula de 2 pi R). Finalmente calcule cuántos milenios le hubiese llevado levantar las murallas a la Empresa Constructora que hace tres meses está por terminarle la cocina.
Pague la cuenta absteniéndose de traducir las pesetas a pesos para no estropear su digestión, y penetre en la ciudad amurallada por la puerta de San Vicente.
Como me parece conocerlo algo, sé que al terminar el recorrido que le voy a sugerir por Avila frunciendo la nariz, me dirá:
– Esto no es lo que yo me esperaba.
Bueno. El problema es que Avila despierta demasiadas expectativas. Viendo las magníficas murallas que junto a las de Carcasonne deben ser las mejor conservadas de Europa, observando lo pocoque se ha extendido laciudad fuera de los muros, y luego de escuchar aquello de “ciudad detenida en el tiempo”, uno se imagina que allí nada debe haber cambiado desde que Isabel la Católica caminaba por sus calles.
Pero no es así. Ha cambiado y mucho… y para peor posiblemente. Sucede que en Avila, más que en otras partes, ha cundido desde siempre la manía de modernizar los edificios, con la consecuencia de que poca cosa queda con el aspecto con el que fue concebido. Ahora si uno deja los estilismos histórico-arquitectónicos de lado, la ciudad es simpática de recorrer, con rincones amables y, buscando bien, con alguna fachada noble, algún portón majestuoso y más de un detalle pintoresco. Con estas salvedades, comience el recorrido por la calle del Estado que a la izquierda de la Puerta de San Vicente conduce (intra muros) a la CATEDRAL que reúne casi todos los defectos que acabo de enumerar. Se trata de una pesada estructura de granito mitad catedral y mitad fortaleza. Fue concebida como románica, que es la parte más antigua incorporada a las murallas. Luego se prosiguió en un estilo gótico que a su vez se interrumpió (de las dos torres de la fachada principal, solo una se ha terminado). El portal monumental que se le adjuntó en 1779 es, siendo muy indulgente, curioso. Lo más valioso del exteriores el portal Norte del siglo XIII, lamentablemente hecho con una piedra demasiado débil para resistir la intemperie. El interior en cambio tiene cierta majestad y posee un trascoro con valiosas esculturas platerescas.

Avila

avila-puerta-del-alcazar

Avila es, como se suele decir, una ciudad detenida en el tiempo, lo que puede sonar muy prometedor para el turista, pero que constituye una catástrofe para sus habitantes. Lo cual es otra prueba de aquello de que nunca se puede dejar contento a todo el mundo.
Como por cualquier ciudad española que se precie, también por Avila han pasado romanos y moros. Dado que lo del reciclaje es una manía mucho más vieja que lo del turismo, es probable que todo lo que NO queda de los romanos (y la verdad es que no queda prácticamente nada) esté incorporado a las FAMOSAS MURALLAS que a lo largo de 2.5 kilómetros rodean la ciudad.
Los moros en cambio deben haber contribuido a su construcción, más bien con el sudor de los prisioneros
tomados por Alfonso VI, según parece por algún detalle mudejar en las torres. El descalabro económico de Avila comenzó precisamente gracias a la insalubre medida xenofóbica de expulsar a los moriscos en 1607, destruyendo asi la industria textil que ellos manejaban.
Como privilegio adicional, la zona de Avila posee algunos raros ejemplares escultóricos debidos a laci vilización ibérica pre-romana (por ejemplo los famosos Toros de Gu isando cerca de El Tiemblo sobre la ruta403 aToledo, donde Isabel se reunió con su hermano Enrique IV para hacer las pases.
La carretera pasa por el costado de la BASÍLICA DE SAN VICENTE y desemboca en la Plaza de San Vicente frente a la Puerta de San Vicente. Este nomenclátor un tanto machacón, tiende posiblemente a desestimular a los que sostienen que el martirio de San Vicente tuvo lugar en Valencia y no allí. La Basílica románica con ojivas góticas debe su estilo algo indeciso al hecho de que se construyó a lo largo de los siglos XII y XIV. No obstante tiene cierto encanto y las esculturas del portal occidental son notables por su naturalidad.