Ecoturismo en Brasil

Auge del ecoturismo
El Pantanal es una de las reservas naturales más ricas del mundo. Su sabana de 140.000 kilómetros cuadrados de superficie se extiende a través de los estados brasileños occidentales de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, así como por parte de las vecinas Holivia y Paraguay. No se trata de un pantano, sino de una llanura aluvial, en la que los ríos se desbordan cada año durante la temporada de las lluvias, inundando lasbaias (pequeños lagos y estanques) y creando un ambiente similar al de los Everglades de Florida.
En la zona existe, durante todo el año, la mayor concentración de fauna que se encuentra en América del Sur. Se ha calculado que aquí viven aproximadamente 650 especies de aves, incluidas garzas, araraunas, espátulas, cigüeñas y tucanes y que hay unas 80 especies de mamíferos y reptiles, como ciervos, monos, lagartos, anacondas y caimanes. Las aves migratorias, como los patos y ánades de Argentina y América central, también dependen del Pantanal, y se alimentan de las 400 especies diferentes de peces que crían en los humedales. Y, a diferencia del Amazonas, donde la densa jungla oscurece buena parte de la fauna, el Pantanal cuenta con unos amplios espacios abiertos que la hacen ideal para los safaris.
El animal que verá con mayor frecuencia es la vaca. Los ranchos, llamados./?¿<r<?Kr/aó’, surgieron sobre los prados del Pantanal a finales del siglo xix, justo cuando se acababa la fiebre del oro. En la actualidad, la explotación de los ranchos se encuentra de capa caída y aunque en la zona hay unos 23 millones de cabezas de ganado, las vacas empiezan a jugar un papel secundario respecto de los mamíferos, aves y peces indígenas, cuya importancia comercial se ha puesto de manifiesto con el aumento del ecoturismo. El Refugio Ecológico Caimán está situado en el extremo sur del Pantanal, a 230 kilómetros al oeste de Campo Grande, la capital de Mato Grosso do Sul. y ha marcado el camino a la hora de capitalizar el auge del ecoturismo. Cuando su propietario. Roberto Klaibin, convirtió sus 53.000 hectáreas de propiedad en una empresa ecoturística. a mediados de la década de 1980, sus vecinos creyeron que estaba loco. Separó unas 7.000 hectáreas como reserva ecológica, desalojó la casa familiar (Pousada Caimán, un albergue de estilo colonial) y construyó tres albergues más pequeños y modernos en la propiedad. Posteriormente, quince años más tarde, el instinto de Klaibin ha demostrado tener razón y por todo el Pantanal son numerosas Idsfc&en-das que se dedican al ecoturismo como un medio de sobrevivir.

Transpantaneira

A pesar de estar llena de baches a lo largo de sus 145 kilómetros, y de que termina en medio de ninguna parte, la carretera Transpantaneira, que conecta Pocone, a 100 kilómetros de Cuiabá, y el puesto avanzado de Porto Jofre, es uno de los mejores lugares del Pantanal norte para detectar la fauna de la región. La carretera sigue un trazado elevado de dos o tres metros sobre la llanura y tiene unos 120 puentes, muchos de los cuales son de madera y están destartalados. El plan original consistió en construir una carretera que cruzara por completo el Pantanal, pero las fuerzas combinadas de la oposición ecológica y los problemas técnicos impusieron una interrupción del proyecto.
En Cuiabá hay numerosos operadores turísticos y guías libres que le ayudarán a organizar un viaje por la Transpantaneira. Si alquila un vehículo, es aconsejable que sea con tracción en las cuatro ruedas, ya que le facilitará la conducción, aunque no sea esencial. Compruebe que tiene una rueda de repuesto en buen estado y mantenga el depósito lleno de gasolina. Es posible hacer autostop por la Transpantaneira, aunque no es recomendable, debido sobre todo al riesgo de acaloramiento.

Ciudad Bonito

BONITO
Al sur del Pantanal y a cinco horas por carretera de Campo Grande, hay otro destino alternativo de ecoturísmo, en la tranquila ciudad de Bonito. Desde que fuera «descubierta» por la televisión brasileña, a principios de la década de 1990, los atractivos naturales de los alrededores de Bonito le han asegurado una corriente continua de visitantes locales que, a juzgar por sus entusiastas recomendaciones, raras veces se ven decepcionados.
Los lugares principales a los que dirigirse son Gruta do Lago Azul, una cueva gigante en medio de bosques protegidos, a 20 kilómetros de Bonito, y el Acuario Natural, un lugar donde se puede bucear rodeado de peces en las fuentes del río Formoso, a siete kilómetros de la ciudad. Estos dos lugares pueden visitarse de modo independiente, pero a la vista de las normas de entrada es más conveniente y barato hacer un viaje organizado. Se puede realizar el descenso en balsa por aguas bravas y el buceo con agentes como Hapankany Tours, en Bonito.
Hay más de 30 hoteles, así como el nuevo albergue de juventud para 50 plazas, pero si tiene la intención de visitar la ciudad en Navidades o Semana Santa, o entre julio y agosto, necesitará reservar alojamiento con antelación. Para más detalles póngase en contacto con el servicio de información turística, en Campo Grande.

El pantanal

Una corta estancia en una pousada, preferiblemente perteneciente a un rancho en explotación, constituye una de las mejores formas de conocer el Pantanal, una vasta región acuosa en el oeste de Brasil, llena de animales y de aves.

El Pantanal abarca una zona más grande que Francia y, sin embargo, no hay que esforzarse mucho para ver y observar a los animales. Pocos segundos después de comenzar el primero de los safaris de la tarde durante mi estancia de tres días en el rancho en explotación y ecosistema del Refugio Ecológico Caimán, pude contemplar un caimán (Caimán crocodüus), oriundo de esta región, llamado también jacaré, aunque sólo pudiera ver sus ojos y la punta de su hocico, ya que el reptil mantenía el resto de su cuerpo por debajo del agua. Cerca estaba la jacana moteada (Jacanajacana), conocido también como ave de Jesús porque parece caminar sobre el agua.
El camión avanzaba lentamente por el camino. Eran mis compañeros de viaje, Ton y Mariou de Holanda, nuestro joven guía Fabio, con formación de veterinario, y el guía local de campo. Seguimos el elevado camino de tierra que cruza la sabana inundada.ahuyentando a las mariposas. Pasamos junto a rebaños de ganado braman, originalmente importado de la India, pero ahora con aspecto más escandinavo, con sus cuernos estilo vikingo. Fabio pedía frecuentemente al conductor que se detuviera para poder observar algún animal de cerca: entre la alta hierba había un capibara (Hydrochaem hydrochaeris), el roedor más grande del mundo, mientras que por encima de nosotros volaban los milanos caracoleros {Rostrhamussociabüis) y los pájaros de las lamentaciones (Aramus guaraná). El ocasional rugido que escuchábamos era, según bromeó Fabio, el croar ampliado de la «rana de fórmula uno».
Antes de que terminara esa tarde habíamos detectado muchas más aves, incluida la ararauna de jacinto (Anadorhynchus hya-cintkinus), de cien centímetros de longitud, el papagayo más grande del mundo, conocido en portugués como orara azul. El Pantanal es el habitat principal de esta exótica ave de un azul intenso que destaca por su anillo amarillo por debajo del pico halconado. La caza y las trampas han disminuido mucho estas especies amenazadas y los patrocinadores del refugio promueven un proyecto para controlar el bienestar de las aves. Durante un paseo por el campo inundado, con el agua a la altura de los tobillos. detectamos una zorra devoradora de cangrejos (Cerdocyon thous) y los ciervos se apresuraron a internarse en la espesura al aproximarnos a terrenos más altos, mientras que una gran tortuga se escondía dentro de su concha.
Regresamos al albergue al ponerse el sol que arrancaba sombras silueteadas de los árboles, contra un cielo que ofrecía toda una variedad de matices de color, desde el rosa flamenco hasta el turquesa intenso. Las cigarras y las araraunas se unían al coro del anochecer, mientras las ranas fórmula uno daban la última vuelta por el circuito del Grand Prix del Pantanal.

Viajes cataratas de iguazu

Cuestiones de salud y seguridad
Es aconsejable beber agua embotellada, tanto en Brasil como en Argentina. No hay peligro de contraer malaria, pero hay muchos mosquitos, así que póngase repelente contra insectos, lleve camisas y pantalones largos y holgados, especialmente por si pasea por la noche.

Alojamiento en Iguazu

Alojamiento y comida
Foz do Iguaçu es la que cuenta con la mejor gama de alojamiento, incluidas excelentes opciones económicas, pero evite la destartalada zona frente al agua después del anochecer. Son pocas las personas que han hecho el viaje de un día a Ciudad del Este, en Paraguay, que hayan hablado bien del lugar y no hay razón alguna para pernoctar allí. Hay una pequeña pero buena gama de restaurantes, tanto en Foz do Iguacu como en Puerto Iguazú. Las opciones de restauración en el parque son limitadas y poco asequibles; existe la opción de llevar un picnic. Si se lo puede permitir, acuda a los restaurantes de los hoteles Tropical y Sheraton.

Excursion a Iguazu

Paquetes y excursiones
Las mejores opciones de alojamiento son los hoteles que están dentro de los parques nacionales, pero puede realizar visitas de un día a cualquier lado de las cataratas desde Foz do Iguaçu o desde Puerto Iguazú. De los dos, Puerto Iguazú es la que cuenta con un ambiente más relajado de pequeña población.
Si considera la idea de alojarse en los mejores hoteles de lujo a cualquier lado de las cataratas, compruebe las ofertas de paquetes dentro de Brasil y Argentina, ya indudablemente que reservar los alojamiento por el lado argentino y contratar el servicio y que costará alrededor de 35 dólares por grupo, De las dos empresas de aventuras fluviales decídase por la argentina si es usted nervioso, sus embarcaciones son más grandes y estables y sus conductores no suelen cometer osadías. Para un vuelo sobre las cataratas se necesita un mínimo de dos personas. El trayecto, que dura siete minutos, cuesta 60 dólares por persona y traza varios círculos sobre las cataratas. El vuelo de 35 minutos sobrevuela también Puerto Iguazú y la presa de Itaipú, además de las cataratas.

Viaje a cataratas de iguaçú

Planificación
Se necesitan por lo menos dos días para ver ambos lados de las cataratas. El cruce entre Argentina y Brasil en autobús o taxi es directo y si sólo visita el otro país por un día. no necesita visado. La entrada al parque brasileño cuesta seis reales, que sólo se pueden pagar en moneda local, mientras que la entrada al parque argentino cuesta cinco dólares (precio que muy probablemente aumentará una vez se inauguren las nuevas instalaciones), que se pueden pagar en pesos o en dólares. A la hora de organizar la salida tenga en cuenta que desde octubre a febrero el horario argentino va retrasado una hora con respecto al brasileño. Compruebe siempre los horarios de salida de autobuses al cruzar la frontera.

Cuando ir a iguazu

Cuándo ir
El volumen de agua de las cataratas es mayor durante la temporada fría de las lluvias (de abril a julio), en la que algunas de las pasarelas mas cercanas al río pueden estar cerradas. Aunque llueve durante todo el año. hace más calor en verano (do noviembre a marzo), cuando aumentan las temperaturas y la humedad. Los fines de semana, y particularmente el domingo, son los más concurridos para visitar las cataratas; liara verlas con paz y tranquilidad, planifique su viaje durante la semana.

Foz a Iguaçu

Viaje por el interior
Hay aeropuertos, tanto en Foz do Iguaçu como en Puerto Iguazú. con conexiones con las principales ciudades de Brasil. Argentina y Paraguay. Si viaja por Brasil o por los países de América del sur, le resultará rentable comprar un pase aereo de Varig Brasil o de Mercosur, con validez para las líneas aéreas de Argentina. Brasil, Chile. Paraguay y Uruguay. Esos pases sólo se pueden adquirir fuera de América del sur. en combinación con un vuelo internacional. Desde Foz do Iguaçu y desde Puerto Iguazú salen autobuses cada hora, entre las 9.00 y las 19.00 horas hasta las cascadas. Si cruza el Ponte Tancredo Neves en autobús, conserve el billete para poder tomar el siguiente autobús local que llegue una vez que haya pasado por el control do pasaportes.
Generalmente se desplazará por los parques a pie, a menos que disponga de su propio vehículo de transporte (puede alquilarlo en los aeropuertos). Sólo a los clientes del Sheraton International Iguazú se les permite alquilar bicicletas (ocho dólares diarios).

« Página anteriorPágina siguiente »