Manzanares en Madrid

Quevedo calificó al Manzanares de “aprendiz de río”, pero la burla no menguó el afecto que le tienen los madrileños. En Madrid —uno de los mayores centros editoriales de España— se editan más de 500 publicaciones periódicas (abajo). La filatelia es un pasatiempo muy arraigado y en las calles de la ciudad se improvisan sesiones de venta y canje de sellos (foto inferior derecha).

Valle de los Caídos

el-valle-de-los-caidos

Si ustedes se pudieran ahorrar la visita guiada, yo les explicaría con mucho gusto y en forma detallada todo lo que tiene que ver o ignoraren los Apartamentos Reales, los Nuevos Museos, la Iglesia, la Biblioteca, las Salas Capitulares y el Panteón Real. Pero como no es el caso, sigan al guía y entérese de todo ello de viva voz, sin tener que hurgar en el bolso en procura de sus lentes.
Vuelto al mundo multicolor, más colorido que nunca luego del gris Monasterio, busquen el auto y siguiendo los carteles indicadores, diríjanse al Valled e los Caídos, a pocos kilómetros
de El Escorial en el Risco de la Nava, un valle en la Sierra de Guadarrama.
¿Que si vale la pena visitar el Valle de los Caídos?
¿Y qué quiere que le diga? El Escorial y el Valle de los Caídos ya es como decir Sodoma y Gomorra, Napóles y Pompeya, etc.
Todo el mundo va, asíque vaya usted también y juzgue por sí mismo. Lacruz monumental y la Basílica cavada en la roca se imponen más por sus dimensiones (la nave tiene 262 metros contra 186 de San Pedro) que por sus valores estéticos, aunque es innegable que el lugar en sí es hermoso y la vista que se descubre desde la base de la cruz sobre el valle, bien vale la pena.
Al pie del altar están enterrados Primo de Rivera y Francisco Franco. En el osario se guardan los huesos de 40.(XX) soldados muertos en la guerra civil, supuestamente de ambos bandos, aunque si eso es cierto, dudo que el espíritu de los republicanos esté muy conforme con lacompañíaen que yacen sus despojos mortales.
Si este tour necrológico iniciado en el Mausoleo Real no le ha quitado el apetito, sugiérale a su mujer que despliegue sus habilidades culinarias y pónganse a merendar junto a otros tantos insensibles que suelen aprovechar la paz del lugar para supicnic.
Terminada la comida (espero que se haya abstenido de tomar vino que le puede dar sueño), levanten campamento y pónganse en ruta rumbo a Segovia, para lo cual deberán retomar el camino de venida hasta entroncar con la ruta 603, que recorre los escasos 91 km. hasta dicha ciudad.

El escorial

escorial2

Pronto verá aparecer carteles indicando el desvío para El Escorial. Hágales caso y ubiqúese en la senda adecuada. Como regla general en Europa, respete religiosamente las señales. El conductor europeo aunque esté atravesando el Desierto de Sahara sin siquiera un triste camello a la vista, ante una señal de STOP se detendrá en seco como si ante él se abrieran las profundidades del Averno. Usted haga otro tanto, porque no quiera saber lo que le puede pasar si un inspector lo llega a pillar en ese tipo de infracción.
A 11 km. de la autopista (unos 49 en total desde el Km. 0 de la Puerta del Sol), se encuentra el poblado de San Lorenzo de El Escorial ubicado a más de 1000 metros de altura sobre las estribaciones de la Sierra de Guadarrama. Se trata de un agradable pueblito con una densidad de restaurantes explicable por los millares de turistas que atrae el lúgubre Monasterio y por hecho de que muchos de ellos (por carecer de esta guía) ignoran que El Escorial cierra entre las 12:30 y las 15 horas.
Pero ciertamente ese no es su caso, y si siguió mi consejo, siendo las 10 de la mañana, ya estarán en la cola para iniciar la visita guiada del gigantesco conjunto (1200 puertas, 2600 ventanas, etc.. etc.) que comprende además del Monasterio, un palacio y un panteón real, todo edificado en 21 años (de ahí su rara coherencia arquitectónica) a partir de 1563 por orden de Felipe II para celebrar su victoria sobre los franceses el día de San Lorenzo.
Para apreciar la ocurrencia un tanto surrealista de edificar el Monasterio sobre una planta en forma de parrilla (para conmemorar el martirio de San Lorenzo) habría que ver El Escorial desde un helicóptero, o, en su defecto trasladarse unos 7 Km. hastael lugar conocido como la Silla de Felipe II desde donde se domina todo el conjunto de El Escorial.

Escorial

escorial

EL ESCORIAL Y EL VALLE DE LOS CAÍDOS

¿Que apenas son las 8 de la mañana, me dijo?
¿Cómo apenas?
Ya son las ocho de la mañana. ¿O es que usted planeaba debutar como conductor atravesando Madrid a media mañana cuando el tránsito ya se haya vuelto completamente caótico?
Rápido, haga las valijas y convenza a su mujer de reducir al mínimo su mínimo de lo mínimo, deje su (probablemente sus) valija(s) en el depósito del hostal y pague su cuenta. Y no se sorprenda si la cuenta excede sus previsiones. ¿No lo aconsejé que hablara a su casa desde la Telefónica, a un par de cuadras de allí? Las llamadas desde el hotel son muchísimo más caras siempre.
Bolso en mano, precipítese a la calle, desayunen en el café más próximo y en el expendio de alimentos de la esquina provéanse de comida para el camino a fin de intentar equilibrar su balanza económica del día, tristemente desestabilizada por sus charlas telefónicas desmedidas.
Si se han hecho más de las ocho y treinta me deslindo de toda responsabilidad respecto a su futuro.
Bien. Suban al coche recién alquilado y antes de partir raudamente, averigüe cuál es la marcha atrás, para evitar el bochorno de ponerse a hurgar en el manual en medio de los improperios de los automovilistas detenidos por su culpa.
Una vez que el auto no tenga secretos para usted, parta. Como verá, de todas las salidas de Madrid, la que conduce al Escorial es la más sencilla de tomar. Basta continuar por la Gran Vía, Calle de Princesa, Arco de la Victoria y Ciudad Universitaria. Allí, un desvío conduce a El Pardo, el antiguo palacio de Felipe II, refrito en distintas oportunidades antes de convertirse en la residencia de Franco. Los no fanáticos del General deberán seguir por la Avenida Puerta de Hierro que desemboca en la Autopista de Rozas (A 6).

Viajar en coche

coche

El recorrido de los alrededores de Madrid se lo hemos organizado en auto. Y para su información, lode alquilar un coche para una sola persona es una fantasía reservada para los poseedores de la edición de esta guía titulada «Los ricos y famosos viajan».
Aparte del vulgar factor económico, lo de viajar acompañado en
coche tiene la ventaja de que, mientras uno maneja, la otra persona (plano de carreteras en mano) le puede dar las indicaciones pertinentes, como ser:
-¡Te dije la senda de la izquierda…! ¿Cuál es tu izquierda, eh’? Ahora tenemos que seguir como 20 kilómetros antes de salir de la autopista… siempre y cuando logres meterte en la otra senda…
Para viajar en auto por Europa, usted debe tener las siguientes precauciones:
1) No se olvide de llevar consigo su libreta de conducir (que no tiene porqué ser internacional) y una tarjeta de crédito (que sí debe serlo).
2)  Si usted se imaginó que viajar en coche significa apoltronarse en el asiento y cada tanto sacar una foto a través de la ventanilla, está completamente equivocado, las ciudades se conocen caminando. Pero aunque esa guiñada cómplice a su companera signifique que no piensa hacerme caso, permítame desilusionarlo, en España las ciudades se dividen en: aquellas antiguas cuyas callejuelas son tan estrechas que su coche no cabe en ellas, y las ciudades modernas por cuyas anchas avenidas circulan tantos coches, que el suyo tampoco va a caber. Por otra parte ni en unas ni en otras, va a conseguir dónde estacionar.
-¿Y entonces para qué voy a alquilar un coche?  -me preguntará usted.
– Para ir de ana ciudad a otra, naturalmente. Al llegar, estacione el coche donde pueda y visite la ciudad a pie como Dios manda. Y es a este respecto nuestra segunda recomendación:
Recuerde el lugar donde paró su coche, su marca color y dentro de lo posible su número de matrícula. Intente memorizar algún detalle más específico que «al lado de una Iglesia» o «junto a unas murallas», porque considerando que en Segovia hay cerca de 80 iglesias y que Avila está rodeada de murallas, tanto daría decir en New York «lo voy a dejar al lado de un semáforo».
Me parece maravilloso que usted tenga memoria visual. Pero si la policía lo detiene por intentar forzar la cerradura de uno de los cientos de automóviles de color parecido al que usted alquiló, estacionados en la explanada de una de las cien iglesias parecidas entre sí, no me diga que no lo previne.
3) Asegure su equipaje antes de salir de viaje. No se olvide de que usted ahora no viaja solo con su alma y un bolsito y que para su mujer un equipaje «mínimo de lo mínimo» puede incluir items tan imprescindibles como «un vestido por si Lady Di me llega a invitar a tomar el té». Recuerde además que en las ciudades donde ustedes no van a pernoctar (El Escorial, Avila, etc.) su equipaje deberá permanecer en la valija del auto mientras ustedes hacen los recorridos de rigor. Y desde ya le aviso que, aunque usted se vista de torero y su mujer de andaluza y aunque cubra el auto con pegotines de PSOE y el Real de Madrid, y cuelgue un par de castañuelas del espejo retrovisor, igual hasta el más infradotado de los ladrones lo va a identificar como turista.   Y lo que es más grave, va a individualizar su coche como un auto de alquiler con una cajuela tentadora. Me remito a lo dicho: asegure su equipaje y rece.

Plaza de las Ventas

plaza-de-las-ventas

Bien. Por lo que tengo entendido usted es aficionado a comer asado, morcilla y todo tipo de pieza anatómica vacuna o porcina. Y lo que es más, no siente mayor cargo de conciencia, a pesar de que sabe a ciencia cierta que no se trata de casos de muerte por eutanasia, ni los bichos fueron sacrificados con anestesia. Considerando entonces su perfil sicológico, doy por descontado que estará ansioso por presenciar una corrida de toros.
Si el viaje coincide con las fiestas de San Isidro (segunda quincena de Mayo) sus instintos sanguinarios quedarán insatisfechos, pues es muy difícil conseguir ubicación para las tradicionales corridas de la PLAZA MONUMENTAL DE LAS VENTAS.

Fuera de esas fechas, entre Mayo y Setiembre todos los domingos se realizan corridas o novilladas en la Plaza de las Ventas(incluso ocasionalmente los días sábado) generalmente alrededor de las 19 horas.
O sea que yo ahora podría indicarle, calles, callejuelas, plazas, iglesias o museos para recorrer hasta que se le haga la hora para la fiesta taurina, pero su aspecto deplorable me conmueve. Así que camine, descanse o haga lo que se le ocurra durante un par de horas. Luego, alrededor de las 18 horas, tome el METRO N” 2 a las Ventas. Una vez allí visite el Museo Taurino (que entre paréntesis no es nada del otro mundo) y luego dé rienda suelta a sus instintos cavernarios Muerto el toro, el torero o ambos, regrese a Puerta del Sol por la misma línea 2, esta vez dirección Cuatro Caminos.
Al llegar, coma unas patatas bravas y, luego regrese al hotel y, por favor, no insista con sus escapadas nocturnas: la noche no se ha hecho para usted.

Plaza Cascorro

rastro

Buen día.
– ¿ Que tiene la sensación de que en su cabeza se está llevando a cabo un espectáculo de fuegos artificiales?
Y bueno. Es su culpa si no conoce sus propios límites. Así que levántese, mire asu alrededor para eliminarcualquier otro signo de su deplorable conducta de anoche y salga rápidamente. Con un poco de suerte la señora en cuy a habitación se metió anoche, aún sigue durmiendo. Salude con el aire avergonzado del caso, al señor somnoliento del piyamas y absténgase de cualquier chiste con respecto al Museo Perico Chicote de la bebida sobre el cual se halla el hostal. Su sentido del humor no será apreciado.
Una vez sobre la Gran Vía métase en el primer Café que encuentre y pida un café doble. Luego descienda por la Gran Vía en dirección a la Castellana y doble a la derecha hasta la calle de San Jerónimo. Billete mediante, visite al MUSEO THYSSEN, que posee una de las colecciones privadas más fabulosas del mundo, cedida al gobierno español por su viejo conocido de la revista Hola.
Como su cabeza aún amenaza estallar en cualquier instante, salga al aire libre y a lo largo de San Jerónimo llegúese hasta la Puerta del Sol, curiosamente desierta por ser domingo. De allí una cuadra por su conocida la Calle Mayor hasta la calle de Postas (cambiemos un poco la ruta) para desembocar en la Plaza Mayor. Si a usted le interesa la filatelia o la numismática, estará en su gloria porque los domingos se realiza el encuentro de los coleccionistas y vendedores bajo las arcadas. Si no le interesa pase por debajo del arco de los Cuchilleros, que se continúa por la de la Cava Baja (en el lugar de las antiguas fortificaciones de la ciudad) donde aún sobreviven algunos mesones históricos. Luego tomando a la izquierda por lacalle de San Bruno, desemboque en la calle de Toledo frente a la Catedral de San Isidro. Tuerza a la derecha por la calle de Toledo hasta la Plaza de la Cebada. Allí tornea la izquierda por la calle de Maldonadas hasta la Plaza Cascorro, cabecera del RASTRO, la tradicional feria dominical madrileña, que se extiende como aceite por los barrios llamados bajos, por la calle Ribera de Curtidores y aledaños.
Allí usted podrá encontrar desde antigüedades (carísimas) hasta ropa usada, además de un ambiente colorido y alegre. Camine al azar, dejándose llevar por la multitud y si su estómago lo ha perdonado, cómase unas exquisitas (y económicas) sardinas en lo de Santurce, al lado de la Plaza del Cascorro. Si usted le cae bien al dueño (cosa que dificulto, a menos que ya se le hayan pasado del todo los vapores de la noche anterior), le dará un platocon vino. Porfavor no intente tomárselo, es para lavarse los dedos para eliminar el olor a sardina.

Hotel Madrid

hotel-madrid

Regrese al hotel, salude a los dueños del hostal que lo miran con cariñosa simpatía (probablemente porque hasta ahora usted no los ha molestado despertándolos de madrugada), cambíese de camisa y salga a la noche madrileña, teniendo cuidado de guardar la llave del portón en el bolsillo.
Remonte la Gran Vía hasta la Plaza de Callao, atraviese la plazay doble a la derecha por la calle de Callao. Allí, cerca de la estación santo Domingo, se encuentra un local nocturno conocido como la Carroza, cuya peculiaridad es que no se permite la entrada a menores de 30 o 35 años, el ambiente parece sacado de una película de Almodovar. Si usted se ofendió porque el portero en lugar de interrogarlo asombrado «¡ No me diga que usted tiene más de 35 años!», lo dejó entrar sin más trámite, tómese una copa, báilese unos boleros y vuelva a la Gran Vía. Regrese hasta la Telefónica y tome a la izquierda por la calle de Fuencarral hasta la calle Velarde, y por ésta a la izquierda hasta la plaza Dos de Mayo que es el corazón de la vida nocturna de Madrid. A su alrededor se cruzan calles premonitoriamente denominados con nombres de santos (San Bernardo, San Vicente Ferrer, Corredera de San Pablo, etc.) donde usted encontrará la diversión que se le ocurra en los distintos locales(VíaLáctea, KingCreole, Elígeme, Palmanegra, Kassav, etc.). Recuerde que está en Madrid, así que cuando alguien se le acerca ofreciéndole chocolate, sepa que se trata de marihuana y no de garotos contrabandeados del Brasil.
¿Qué más le puedo decir? No tome mucho y trate de regresar sano y salvo al hostal. Una vez allí ármese de valor, toque el timbre y soporte estoicamente la mirada cargada de reproche del señor en piyamas. En cuanto a la señora en cuyo cuarto se metió equivocadamente, recuerde de pedirle disculpas por la mañana y de regresarle el zapato que le tiró a la cabeza. Buenas noches y agradables sueños.

Fin de semana madrid

madrid-monasteriodescalzas

Efectivamente, usted ha regresado a la Puerta del Sol. Como esta segunda parte de su jomada ha sido un tanto frivola, balancee el resultado del día con una visita al CONVENTO DE LAS DESCALZAS REALES, donde en épocas pasadas solían recluirse las damas de la nobleza.
Para ello, tome por la calle del Arenal hasta la calle San Martín y luego por ésta hacia la derecha, hasta la PLAZA DE
LAS DESCALZAS
. El convento se visita (previo pago). Luego de la visita (o no), regrese a la Puerta del Sol, tome por la Calle de las Carretas hasta la Plaza de Benavente, y de allí a la izquierda atravesando la Plaza del Ángel, a la popular PLAZA DE SANTA ANA
La Plaza, algo alicaída desde que los artesanos que la poblaban fueron desalojados, recién recobra su verdadera atmósfera por la noche, cuando las tascas que se apretujan en las callecitas que la rodean, comienzan a llenarse de gente. De todos modos, como hoy es sábado, ya se ve bastante concurrencia por los alrededores.
¿Qué cómo sé que es sábado? Porque mañana es domingo. Y si no es domingo, más vale que lo sea, porque tengo preparado para usted una visita al Rastro y otra a la Plaza de toros de las Ventas, que solamente funcionan los días domingo.
Frente a usted se eleva el Teatro Español… No, no. No se asuste, nadie quiere obligarlo a ver nada… Solamente quería indicarle que en la callecita que bordea al teatro hay una taberna donde puede comer bien y a buen precio. Así que recupere energías y calorías, descanse un poco y luego de nuevo sobre la Plaza, toma la calle Príncipe, atraviese la Plaza de Canalejas y siga por la calle de Sevilla hasta la calle de Alcalá. Doble a la derecha y recorra la calle de Alcalá hasta su confluencia con la Gran Vía.

Madrid capital

el-paseo-de-la-castellana

Por el Paseo de la Castellana verá elevarse ante usted la modernísima urbanización AZCA. Se trata de un conjunto arquitectónico muy armonioso, poco común en España, donde la especulación inmobiliaria ha creado verdaderos esperpentos, principalmente en las cercanías de las playas.
Allí se encuentran las oficinas de algunas Multinacionales, bancos, etc. además de gran cantidad de restaurantes, bares, discotecas, callejuelas peatonales, etc.
También aquí es donde se eleva el edificio”Picasso“,el más alto de la Península, provisto de un impertinente ascensor parlante de una inteligenciacasi humana.
Reconciliado con la arquitectura moderna, vuelva a internarse en las tinieblas del Metro. Tome la línea 8 a Fuencarral hasta Plaza de Castilla. Allí conecte con la línea 9b a Herrera Oria y descienda en Barrio del Pilar.
Cerca de la estación del metro usted podrá ver el curioso techado en forma de velas desplegadas que caracteriza a la VAGUADA, el mayor Centro Comercial de Madrid. Fuera del techo, la Vaguada no se diferencia mucho de cualquier otro Shopping Center del mundo que alimenta la neurosis consumista de la gente.
Una vez que se haya convencido que casi todo está fuera del alcance de sus menguados recursos, vuelva cabizbajo al Metro y tome la línea 9b hasta Avenida de América. Allí conecte con la línea 6 (Dirección Laguna) hasta la estación Manuel Becerra. Allí tome el N° 2 (dirección Cuatro Caminos) descendiendo en Sol.

Página siguiente »