Hotel Madrid

hotel-madrid

Regrese al hotel, salude a los dueños del hostal que lo miran con cariñosa simpatía (probablemente porque hasta ahora usted no los ha molestado despertándolos de madrugada), cambíese de camisa y salga a la noche madrileña, teniendo cuidado de guardar la llave del portón en el bolsillo.
Remonte la Gran Vía hasta la Plaza de Callao, atraviese la plazay doble a la derecha por la calle de Callao. Allí, cerca de la estación santo Domingo, se encuentra un local nocturno conocido como la Carroza, cuya peculiaridad es que no se permite la entrada a menores de 30 o 35 años, el ambiente parece sacado de una película de Almodovar. Si usted se ofendió porque el portero en lugar de interrogarlo asombrado «¡ No me diga que usted tiene más de 35 años!», lo dejó entrar sin más trámite, tómese una copa, báilese unos boleros y vuelva a la Gran Vía. Regrese hasta la Telefónica y tome a la izquierda por la calle de Fuencarral hasta la calle Velarde, y por ésta a la izquierda hasta la plaza Dos de Mayo que es el corazón de la vida nocturna de Madrid. A su alrededor se cruzan calles premonitoriamente denominados con nombres de santos (San Bernardo, San Vicente Ferrer, Corredera de San Pablo, etc.) donde usted encontrará la diversión que se le ocurra en los distintos locales(VíaLáctea, KingCreole, Elígeme, Palmanegra, Kassav, etc.). Recuerde que está en Madrid, así que cuando alguien se le acerca ofreciéndole chocolate, sepa que se trata de marihuana y no de garotos contrabandeados del Brasil.
¿Qué más le puedo decir? No tome mucho y trate de regresar sano y salvo al hostal. Una vez allí ármese de valor, toque el timbre y soporte estoicamente la mirada cargada de reproche del señor en piyamas. En cuanto a la señora en cuyo cuarto se metió equivocadamente, recuerde de pedirle disculpas por la mañana y de regresarle el zapato que le tiró a la cabeza. Buenas noches y agradables sueños.

Fin de semana madrid

madrid-monasteriodescalzas

Efectivamente, usted ha regresado a la Puerta del Sol. Como esta segunda parte de su jomada ha sido un tanto frivola, balancee el resultado del día con una visita al CONVENTO DE LAS DESCALZAS REALES, donde en épocas pasadas solían recluirse las damas de la nobleza.
Para ello, tome por la calle del Arenal hasta la calle San Martín y luego por ésta hacia la derecha, hasta la PLAZA DE
LAS DESCALZAS
. El convento se visita (previo pago). Luego de la visita (o no), regrese a la Puerta del Sol, tome por la Calle de las Carretas hasta la Plaza de Benavente, y de allí a la izquierda atravesando la Plaza del Ángel, a la popular PLAZA DE SANTA ANA
La Plaza, algo alicaída desde que los artesanos que la poblaban fueron desalojados, recién recobra su verdadera atmósfera por la noche, cuando las tascas que se apretujan en las callecitas que la rodean, comienzan a llenarse de gente. De todos modos, como hoy es sábado, ya se ve bastante concurrencia por los alrededores.
¿Qué cómo sé que es sábado? Porque mañana es domingo. Y si no es domingo, más vale que lo sea, porque tengo preparado para usted una visita al Rastro y otra a la Plaza de toros de las Ventas, que solamente funcionan los días domingo.
Frente a usted se eleva el Teatro Español… No, no. No se asuste, nadie quiere obligarlo a ver nada… Solamente quería indicarle que en la callecita que bordea al teatro hay una taberna donde puede comer bien y a buen precio. Así que recupere energías y calorías, descanse un poco y luego de nuevo sobre la Plaza, toma la calle Príncipe, atraviese la Plaza de Canalejas y siga por la calle de Sevilla hasta la calle de Alcalá. Doble a la derecha y recorra la calle de Alcalá hasta su confluencia con la Gran Vía.

Madrid capital

el-paseo-de-la-castellana

Por el Paseo de la Castellana verá elevarse ante usted la modernísima urbanización AZCA. Se trata de un conjunto arquitectónico muy armonioso, poco común en España, donde la especulación inmobiliaria ha creado verdaderos esperpentos, principalmente en las cercanías de las playas.
Allí se encuentran las oficinas de algunas Multinacionales, bancos, etc. además de gran cantidad de restaurantes, bares, discotecas, callejuelas peatonales, etc.
También aquí es donde se eleva el edificio”Picasso“,el más alto de la Península, provisto de un impertinente ascensor parlante de una inteligenciacasi humana.
Reconciliado con la arquitectura moderna, vuelva a internarse en las tinieblas del Metro. Tome la línea 8 a Fuencarral hasta Plaza de Castilla. Allí conecte con la línea 9b a Herrera Oria y descienda en Barrio del Pilar.
Cerca de la estación del metro usted podrá ver el curioso techado en forma de velas desplegadas que caracteriza a la VAGUADA, el mayor Centro Comercial de Madrid. Fuera del techo, la Vaguada no se diferencia mucho de cualquier otro Shopping Center del mundo que alimenta la neurosis consumista de la gente.
Una vez que se haya convencido que casi todo está fuera del alcance de sus menguados recursos, vuelva cabizbajo al Metro y tome la línea 9b hasta Avenida de América. Allí conecte con la línea 6 (Dirección Laguna) hasta la estación Manuel Becerra. Allí tome el N° 2 (dirección Cuatro Caminos) descendiendo en Sol.

Estacion Avenida America

estacion-av-america

De aquí en más usted tiene las siguientes dos opciones:
1 )Proseguir el recorrido de la ciudad, internándose en sus oscuras visceras (me refiero al metro, por supuesto).
2) tomar un autobús que lo lleva a Azca. Otro que lo transporte al Barrio del Pilar, y de allí de regreso.
El metro tiene la ventaja de su rapidez, de lo económico que resulta (más que nada si usted se acordó de traer consigo su cuponera) y lo fácil que le resulta orientarse ya con su pianito, ya con la ayuda de esta guía. Tiene la desventaja de que puede estar pasando por debajo de la octava maravilla sin que usted se entere (por más que siguiendo fielmente esta guía, tal cosa es completamente imposible).
El autobús en cambio le ofrece un panorama de los distintos barrios que va atravesando. Tiene en su contra que lamentablemente no lo puedo ayudar indicándole los distintos recorridos.
Es cierto que en España la gente habla un español bastante comprensible (a diferencia de lo que sucede en las películas españolas) pero de todos modos, no escapan a las generales de la ley. O sea que también en Madrid, la gente se divide en aquellos que ignoran por completo por dónde pasan los autobuses y cuál número hay que tomar para ir a determinado lugar, y aquellos otros que con absoluta seguridad le indican cualquier disparate que lo transportará probablemente en dirección contraria a la que usted quiere ir.
En fin. Supongo que usted va a optar prudentemente por el metro, así descienda los escalones y toma la Iínea 4 (dirección Esperanza) hasta la estación Av. América. Allí conecte con la línea ó (dirección Cuatro Caminos) hasta Nuevos Ministerios.

PUERTA DE ALCALA

puerta-alcala

De regreso a la gris realidad, ignore al Museo Thyssen, no porque no merezca ser visitado, sino porque ver tres Museos seguidos (aún le taita el de la Reina Sofía) puede hacer aborrecer las artes plásticas hasta al más fanático. Atraviese pues, la Plaza Cánovas del Castillo, observe deeerca la Fuente de Neptuno y tome a la izquierda porel Paseo del Prado hasta la Estación de Atocha. Si logró cruzar con vida la Glorieta del Emperador Carlos V, visite la remozada estación, cuya parte antigua se haconvertido en un gigantesco invernadero. Al salir visite el MUSEO REINA SOFÍA, en particular al viajado GUERNICA, de Picasso, en su última morada. Luego tome por lacalle Claudio Moyano hasta la calle de Alfonso XII. A su izquierda se extiende el Jardín Botánico, recientemente recuperado por el uruguayo Leandro Silva (entrada paga). A su derecha verá el PARQUE DEL RETIRO (entrada gratis). Árbol más, árbol menos, elija la opción más barata. Intérnese en el Parque, busque un lugar sombreado (por ejemplo la arboleda de la Chopera y dediqúese a los placeres gastronómicos. Luego camine al azar por el inmenso Parque que posee un estanque, un Palacio de Cristal, fuentes, columnatas y numerosas estatuas que bordean la vía principal (Paseo de la Argentina). Salga del Retiro por la Avenida de México, que desemboca frente a la PUERTA DE ALCALÁ que usted había visto de lejos el día de su llegada. Luego, tome a la derecha por la calle de Serrano que continúa la de Alfonso XII, hasta la calle de Goya.

Museo del Prado

museo_del_prado

El plúmbeo edificio neoclásico(1819) a su derecha es el MUSEO DEL  PRADO, con una pinacoteca justamente famosa y (a diferencia de otros museos más caóticos, como el Louvre por ejemplo), bien distribuida. El Museo abre de 10 a 17 horas y es inútil que espere al domingo para visitarlo porque también ese día se cobra entrada con la desventaja adicional de que se cierra a las 14:00 horas. ¿Cuánto tiempo tiene que permanecer en el Museo? ¿Y qué quiere que le diga?
Si usted es capaz de quedarse horas y horas mirando la nada con una caña en la mano esperando que un desgraciado pez decida suicidarse, en proporción debería mudarse al Museo del Prado para el resto de sus días.
De todas formas, como supongo que usted ni bajo tortura sería capa/ de distinguir un cuadro original, de una miserable copia, calculo que unas 2 o 3 horas le bastarán para trabaí conocimiento con los Goya yVelázquez,que son el orgullo del Prado. Luego, cuando se sienta desfallecer de hambre, deje la cultura y regrese a la Carrera de San Jerónimo. Allí procúrese algún negocio de alimentos y compre pan, salchichones, y alguna bebida. Claro que eso podría haberlo hecho antes de entrar al Museo. Pero entonces su máquina de lotos, su bolso y usted, probablemente, hubiesen apestado a salchichón por el resto del viaje.
Si, a pesar de la sonrisa condescendiente con que observa las frivolidades mundanas, usted es de aquellos que en el Consultorio del dentista se disputan la Revista Hola, entonces le aconsejo que visite al suntuoso Hotel Palace, que se levanta a la derecha de la Carrera San Jerónimo.
Penetre al lobby con paso firme, pues toda vacilación será correctamente interpretada por ese señor con aspecto de general galardonado, que en realidad es el portero del hotel, quien, en tal caso le impedirá la entrada.
Atraviese el lobby echando una mirada distraída al jet set. ministros, artistas de cine. etc. que se cruzarán con usted. Al llegar a la encantadora galería techada con un artística cúpula de vidrio, siéntese en uno de los mullidos sillones y escuche la orquesta que toca alguna melodía romántica, acorde con el lujo finisecular del lugar. Luego, salga con dignidad antes de que el portero, atraído por el olor a salchicha, intente echarlo

Ciudad Madrid

ciudad_madrid

Buen día.
Sí. Ya es otro día, así que salte de la cama y comience su segunda jomada de la colonización de Madrid. Dése una rápida ducha ¡y a la calle! pero no se asuste: hoy le espera una jornada descansada. Remonte nuevamente la Gran Vía unas tres cuadras hasta la calle de Fuencarral donde se ubica la Compañía Telefónica. Como son las 9 de la mañana es una buena hora para llamar a su casa (donde son las 4 de la madrugada). No hay duda de que los va a encontrar en casa y seguramente le van a suplicar que no vuelva a llamar así que se va a ahorrar unos pesos en llamadas.
Tomando a la derecha por la calle de Fuencarral unas tres cuadras hasta la calle de Augusto Figueroa se topará con la diminuta capilla de la Virgen de la Soledad (siempre cerrada). Como es tenida por milagrosa, los devotos rezan en la calle y depositan sus limosnas a través de los barrotes (se pueden ver horribles cabezas y manos de cera, muletas y otras ofrendas por el estilo).
Regrese por la calle de Fuencarral, cruce la Gran Vía y descienda por la calle de la Montera hasta la Puerta del Sol. Desayune un exquisito chocolate con napolitanas en la Mallorquína, pegado a la tradicional lotería de doña Manolita, inmortalizada en no sé qué zarzuela. Luego, atravesando la explanada, tome por la Carrera de San Jerónimo hasta la Plaza de las Cortes (llamada así, aunque usted no lo crea, por el edificio defendido por dos leones que.da sobre la Plaza y alberga las Cortes precisamente). A un lado verá el tradicional Hotel Palace, al otro el imprescindible Museo Thyssen y frente a usted la Fuente de Neptuno.