Casa toledo

capilla-san-ildefonso

Luego de pasar frente a las tres puertas principales, se llega a la capilla Mozárabe, edificada por Cisneros para la celebración de ese ceremonial abolido en el siglo XI. Ese rito que se sigue celebrando allí, diariamente hasta hoy, es de origen visigótico y perduró en seis iglesias toledanas durante la ocupación árabe; lo cual vendría a demostrar que los árabes eran bastante más tolerantes en materia religiosa de lo que serían los cristianos luego.
Siguiendo el contorno interior de la Catedral, se verá la capilla de Santa Epifanía, capilla de la Concepción, Puerta Llana, capilla de San Martín y capilla de San Eugenio con bellas rejas y retablo plateresco. Luego se pasa frente a una figura colosal de San Cristóbal (un viejo fresco repintado en 1638). De allí se sigue hasta la capilla de Santa Lucía de estilo gótico primitivo, pasando antes ante la puerta de los Leones, un buen ejemplo de arquitectura ojival con 35 paneles de madera tallada del siglo XVI. Siguen la capilla de los Reyes Viejos, la de San Juan Bautista, San Gil y San Nicolás, para arribar a las salas capitulares a través de un portal gótico. Estas constan de una antecámara con plafón morisco y puerta mudejar y la sala propiamente dicha como magnífico techo de madera policroma.
Se exhiben retratos de obispos (dos de ellos son de Goya). De allí se sigue por la capilla de La Trinidad y la de San Ildefonso con una hermosa tumba de Gil de Albornoz. Se continúa por la capilla de Santiago de forma hexagonal construido por Alvaro de Luna en gótico florido.
La última capilla es la de los Nuevos Reyes de estilo plateresco.
Ustedes se hallan ahora, nuevamente frente a la entrada (ahora salida) de la Catedral.

España Toledo

cristo-de-la-luz

Tomando por la calle de Las Carmelitas,:se llega a la iglesia de CRISTO DE LA LUZ. Como verán se trata de otra verdadera ensalada arquitectónica. Comenzó su vida como templo visigótico, como lo atestiguan los pilares que son casi todos de esa época. Luego fue transformada en mezquita de donde le vienen los arcos superpuestos al estilo de la de Córdoba. Según se cuenta, el caballo del Cid al pasar por la mezquita se empacó como una verdadera muía. En lugar de darle los previsibles rebencazos por su tonta actitud, a alguien se le ocurrió la absurda idea de demoler el muro ante el que se había detenido el caballo, descubriendo allí una imagen de Cristo iluminada por una lámpara visigótica. Acto seguido se convirtió la mezquita en iglesia agregándole un trasepto y un ábside. Ahora si usted ignora cuál es el trasepto y el ábside, deje de atormentarse con los estilos arquitectónicos y siga adelante. Tome por la calle Núñez de Arce hasta la calle de la Sillería. En el número 12 verán la casa de la Moneda del siglo XVI. Luego, continuando por la calle de la Sillería, llegarán a la popular plaza de ZOCODOVER. Esta plaza muy animada es el verdadero centro popular, habiendo sufrido grandes daños en la Guerra Civil, en particular la Posada de la Sangre, donde Cervantes habría estado alojado (el famoso Mesón del Sevillano). Los costados norte y oeste de la plaza conservan su aspecto original.