Tiempo Toledo

puente

Como sospecho que usted ya no quiere ver nunca más en su vida ni una iglesia y menos un museo, será mejor que descienda a las orillas del Tajo hasta el precioso PUENTE DE SAN MARTÍN del siglo XIII sostenido por tres arcos árabes.
Aunque naturalmente no es cierto, usted puede fantasear con que allí cerca, en la Cava, se bañaba
Florinda cuando el Rey Rodrigo la sedujo. Si no se acuerda quién era el Rey Rodrigo ni Florinda. no se preocupe: casi nadie se acuerda. Siguiendo la linea de las murallas, que a partir del Puente vuelven a rodear la ciudad, se llega a la antigua Puerta del Cambrón del siglo VII (amargamente reconstruida en un estilo neogreco romano). Luego, siempre bordeando las murallas, tomen por la Cuesta de la Granja, ignoren a su derecha la Diputación Provincial y poco después desemboquen frente a la Puerta de la Bisagra.
Considerando que son las seis de la tarde y que ustedes partieron de este mismo lugar a las ocho de la mañana, esa expresión extasiada de “Ulises viendo a haca luego de no sé cuántos años de corretear por Troya y el mundo” no parece justificarse. De todos modos, aunque estén algo cansados y por más que el circuito intra-muros de la ciudad se hay a acabado, aún les queda por ver lo que les tengo reservado extra-muros.