Hoteles en venecia

Mientras desembarcan Michelangelo, (¿o y a se olvidaron de él?) les cargará el equipaje hasta el cercano y lujosísimo Hotel Danieli. En el camino seguramente les explicará que la Basílica de San Marco fue construida para albergar el cuerpo de San Marcos. Según se cuenta, sus restos fueron traídos en el 849 desde Egipto por unos mercaderes venecianos, quienes lo escondieron en medio de un cargamento de carne de cerdo, sabiendo que los musulmanes se cuidarían de no revolver allí.
Esta anécdota, si es verídica, arroja una reveladora luz sobre el concepto sanitario de los venecianos de esa época, y explica en parte el porqué de las continuas pestes que asolaron la ciudad.
Al llegar al Hotel Danieli tal vez el portero uniformado les indique cuál fue la habitación que ocuparon George Sand y Musset en ocasión de las noches tormentosas que pasaron en ese Hotel. Y quizás tengan la suerte de que les toque la misma habitación o tal vez aquella otra que recuerda a la duquesa de Windsory…
No. No estoy loco. Ni tampoco confundí este capítulo con aquel otro dedicado “A los ricos y famosos de gira por Europa “. Simplemente, por un momento, les imaginé en un paquete turístico que promociona Venecia, llamado “VENEZIA IN INVERNÓ”. A un precio sumamente razonable se les incluiría una estadía en el fabuloso Danieli, el traslado de ida y regreso, la asistencia de un guía profesional para su visita y…
Pero no. Decididamente eso sólo le sirve a los europeos que ya han visto Venecia en verano, primavera y otoño. Ustedes que la visitan por primera vez aprovechen del buen tiempo, el cielo luminoso y los días largos y dejen los lujos para otra oportunidad. Consuélense pensando que gastarían más en propinas que lo que les va a costar su modesto alojamiento en el Hotel SAN ZULIAN, San Marco 535.
Bueno. No. No se hagan ilusiones. No es que su hotel sea TAN barato, sino que las expectativas de propina en el Danieli son TAN elevadas.
¿Porqué su hotel no es TAN barato? Y bueno. En Venecia en general los hoteles son caros, y particularmente caros en la zona de la Piazza. ¿Y entonces por qué los alojo cerca de la Piazza? Sencillamente para no tener que verlos deambulando entre canales y puentecitos como almas en pena tratando de ubicar su hotel. Porque la verdad es que en Venecia es completamente imposible orientarse en medio de esa maraña de callecitas que de repente terminan contra una pared o ese laberinto de canales que los devuelve al punto de partida. Los únicos lugares señalizados son la Piazza San Marco y la Estación. Estén donde estén verán unos cartelitos amarillos indicando esas dos direcciones. Para los que no están alojados en uno u otro lugar, el resto es silencio.
Así que no cavilen más, traten de gastar lo menos posible en extras y diríjanse al Hotel SAN ZULIAN a pocos pasos de donde desembarcaron.

Venecia, la ciudad de los enamorados

En fin. Por ahora ustedes no han visto nada que los prepare para las maravillas que les esperan: tan sólo un triste área fabril de chimeneas humeantes y fábricas de aspecto desolador en Mestre. Pero aún así, eso no explica su aspecto avinagrado ¿Qué les ha pasado? ¡ Ah! ¿Discutieron? Bueno. Su suegra no es la Madre Teresa de Calcutta pero es la madre de su señora. Usted no debería haber dicho eso. De cualquier modo Venecia es la ciudad de los enamorados, así que le será fácil hacer las paces y.
¡Ah Pero miren allí! ¿.No ven a ese señor de aspecto sonriente que lleva en la mano un cartel con su (de ustedes) nombre , Sorprendidos eh Bueno Acerquense y dense a conocer El les dira que se llama Michelangelo pero lo dicen Michelangioloo Angelo como el grande escultor, vieron la Pieta en San Pietro?, ¿Bello no?
Mientras les lleva las valijas Si Puede dejar que lo ayude con las valijas Michelangelo es un guia profesional Por otra parte usted deberia haber aprendido que el peor momento para pelearse con su mujer es a la salida o llegada a una ciudad En esas ocasiones ella se adelanta con su ofensa a cuestas y lo deja a usted con todo el equipaje
Mientras llegan al vaporetto. Angelo les va acontar lo del turco que trató de dañar a la Pietá con una indignación que no sería mayor si hubiese sido él quien la esculpió
No. Claro que no era un turco. Pero para los venecianos los extranjeros malos suelen ser turcos en forma algo genérica Del mismo modo en Turquía (después del pillaje de Constantinopla. claro) el hombre de la bolsa con el que se asusta a los pequeños es un italiano Todo es según como se mire
Instalados sobre el vaporetto trate de limar asperezas lo cual entiendo que es difícil ya que Angelo no ha parado de hablar ni un instante El pertenece a esa raza de guías que llevan la profesión en el alma Seguramente si estuviera en la barca de Caronte rumbo al Averno, igual estaría describiendo con entusiasmo las particularidades del lugar a sus futuros colegas de asador
Gondoleros gondolieri antes eran muchos 10000 góndolas ahora solo 500 les dirá mostrando a uno de esos gondoleros disfrazados de gondoleros peroque en realidad son sus viejos conocidos los taximetristas de estación, igualmente ávidos por desplumarlo
Attenzione . eh ¡Attenzione! Caro carissimo- les dirá seña lando a una de esas elegantes em barcaciones que conservan el luto que les impuso hace 100 años un decreto senatorial. A pesar de que, razonablemente la palabra góndola pudiera originarse del latin cymbula (barquito). los especialistas insisten en atri buirlo al griego kondi. Lo cual como kondi suena a cualquier cosa menos a góndola y además significa valva de molusco cosa que, a priori y sin conocer a fondo la apasionante anatomía de esos bichos, no parece muy afín a la elegante forma de las góndolas, vendría a demostrar que los fi lólogos son todos locos. Claro que los desvelos de Angelo por preservar su economía de los embates de sus compatriotas pueden tal vez no ser completamente desinteresados. Y mientras les explica que las góndolas están hechas de 280 piezas distintas construidas a mano y que pesan 585 kilos, de pronto dejará deslizar alguna velada promesa de pasarlos a buscar luego…
“Para visitar a mi hermano en Murano… Así ven una verdadera casa veneciana. No para turistas…
Y aunque usted no lo crea, casualmente el hermano de Angelo se dedica a la venta de cristales…
…”solamente para amigos de Angelo. Mucho, mucho, mucho más barato que negocios para turistas. Obras de arte ¿eh?… Maravillas…”.
Bien. Aprovechen el viaje para ir viendo lo que Angelo les está indicando.

Venecia

Más que una ciudad, Venecia parece la extravagante escenografía para una película de Fellini. Una improbable y lujosa ciudad imperial que un libretista delirante hubiese implan-tado encaramado sobre unos postes de madera en el medio de un pantano de difícil acceso.
Una ciudad de fachadas de tarjeta postal, canales escondidos y puentes de bolsillo.
A pesar de su absurda implantación (o tal vez gracias a ella) Venecia logró mantenerse como una floreciente república por más de 1000 años, debido a dos cualidades y a un defecto propio de sus habitantes:
I) Su primera cualidad es su extraordinaria habilidad para la navegación. Esa afición se remonta y a a aquellos primitivos vénetos que se establecieron en esos pantanos huyendo de las hordas bárbaras. De ellos se sabe que eran hábiles pescadores que lograban sortear los bancos de arena, navegando en los bajíos de la laguna. Las generaciones siguientes heredaron esa afición al agua, pero ya miraban más lejos, al mar abierto. Y pronto las naves vénetas surcarían el Adriático, el Mediterráneo y el Egeo en una especie de matrimonio con el mar que se simbolizaba todos los años con una ceremonia muy popular. El Dux, vestido de oro, parados sobre su lujosa barca llamada el Bucentauro, echaba un anillo al mar, diciendo: “Nosotros te esposamos, mar, en signo de perpetua dominación”.
Locual demuestra dos cosas. A)Primero que los venecianos tenían un concepto decorativo de la mujer y una visión machista del matrimonio. Y como prueba de ello es notorio que, a diferencia de otras ciudades italianas, en la historia veneciana no se ha destacado ninguna mujer.
No aparece allí ninguna Livia Agrippina, Lucrezia Borgia o Catalina de Medici. A lo sumo asoma tímidamente esa pobrecita Desdémona que tuvo la duda virtud de dejarse degollar por Ótelo. Y si bien el Moro de Venecia fuese un invento de Shakespeare quien se empeñaba en hacer navegar sus fobias racistas entre canales (el negro Otelo, el judío,
Merecadder de Venecia), igual es cierto que se baso en hechos reales. Chiara Massolo Lucrezia Capello de muieres que murieron en circunstancias similares
B) La segunda consecuencia es que si bien las Desdémonas murieron pudidissimas y castissimas (como lo declara la sentencia judicial en un superlativo que siembra crueles dudas sobre la conducta de las que apenas son púdicas v castas». otras habrían que no lo serían ni tanto
Y si el matrimonio entre humanos es algo frágil ,,qué pensar cuando uno de los contrayentes es el (más bien, la) mar”
Máxime cuando como dijo Voltaire. ni siquiera había consentimiento por esa parte Y como cantaban los genoveses. acérrimos enemigos de los venecianos