Madrid centro

madrid_plaza_colon

La ancha avenida arbolada bordeada de simpáticos comercios y cafés que se extiende a ambos lados de la Plaza Colón, es el Paseo de la Castellana. Usted deberá tomar por dicho Paseo hacia su izquierda en el tramo llamado Paseo de
Recoletos, hasta la famosa FUENTE DE LA CIBELES del siglo X VIII, en la intersección con la calle de “Alcalá” En el camino podré observar el
famoso Café Gijon donde se reúne la gente de la farándula (por supuesto no
a esta hora de la mañana, pero bueno, nada es perfecto).Parado en la Plaza de Cibeles a unas dos cuadras hacia su derecha reconocerá la familiar figura de la Puerta de Alcalá (siglo XVIII estilo Neoclásico). Hacia su izquierda, la calle de Alcalá desemboca algo más lejos, en la Puerta del Sol. Sí… Aunque usted vea bien de lejos, la Puerta del Sol no la puede ver. Sencillamente porque no existe. Es simplemente la denominación de un espacio urbano. El edificio disfrazado de una enorme torta de bodas que se eleva frente a usted es el Palacio de las Comunicaciones que alberga el Correo: La Fuente de Neptuno es aquella otra fuente que usted puede ver sobre el Paseo de la Castellana (que en ese tramo ya se denomina Paseo del Prado). Saqúese el gusto de una foto poco original de la Cibeles y por la calle de Alcalá en la dirección de la Puerta del Sol unas dos cuadras, hasta su confluencia con la Gran Vía. Enseguida continúe por la Gran Vía (en la única dirección posible) unos pocos metros y mirando los pisos altos, verá carteles anunciando hostales. Por ejemplo en el N° 12 encima del Museo Perico Chicote se halla el Hostal Delfina. Estos hostales tienen la ventaja de un ambiente familiar y un precio módico. En realidad el ambiente familiares más bien una desventaja, pero el precio es decididamente conveniente. Generalmente se trata de grandes apartamentos convertidos en hostales mediante la instalación de pequeños baños en los lugares más inesperados, o no. (O no, significa que hay habitaciones más económicas sin baño).

Madrid Capital

madrid1

Habiendo descendido del autobús, a usted se le presentan tres opciones, a saber:
1)  Si es un turista del tipo “cómodo”, podrá sucumbir al encanto de los taxímetros apostados allí para tentarlo, engañándose con argumentos del tipo de…:
“… total, ya que ahorré una noche de hotel por dejar libre ¡(¡habitación del YMCA en New York antes del mediodía, bien me merezco poder gastar unas tristes pesetas en un taxímetro”… más que nada considerando que la Gran Vía está a unas catorce cuadras apenas…
2) Si usted es un turista “cómodo pero precavido”, sin duda recordará los tristes dólares que pagó en New York (atolladero de tránsito por medio) por un similar viajecito de pocas cuadras, así que huirá de la tentación y optará por tomarse un metro. Para ello deberá emerger a la superficie y buscar el cartel indicador del “Metro“. Una vez que lo haya divisado, baje las escaleras, compre un abono (muy conveniente) de 10 viajes y pida un plano del metro de Madrid. Considerando que el planorando que el plano es pequeño y que a partir de los cuarenta años su cristalino ha comenzado a achatarse irremisiblemente y que para mejor seguramente no recuerda dónde metió sus lentes, por esta única vez le indicaré la ruta a seguir. Tome la línea4, dirección ARGUELLES. En BILBAO descienda y conecte con línea 1, dirección PORTAZGO. Dos paradas mas adelante apéese en GRAN VIA. Subiendo las escaleras se hallará a un par de cuadras del hostal que recomendamos.
3) Si usted pertenece a la raza en extinción de los verdaderos turistas, sin duda preferirá ir caminando a su hotel, aprovechando de paso su caminata para irse familiarizando con la ciudad. Suba, pues, a la superficie y antes de emprender la marcha mire a su alrededor. Frente a usted se levanta el monumento a Colón mientras que a sus espaldas se extienden los Jardines del Descubrimiento, con un conjunto escultórico de un gusto bastante discutible. Esa especie de Partenón (a su izquierda) igual a todos los demás edificios inspirados en el mismo modelo que pululan por el mundo, alberga la Biblioteca Nacional y el Museo Arqueológico.