Pico bolivar merida

Planificación
Está estrictamente prohibido escalar el pico Bolívar por cuenta propia. Aunque forme parte de un grupo experimentado, sigue siendo aconsejable llevar un guía, ya que la ruta no está marcada con claridad en muchos lugares y los mapas disponibles son deficientes. La mejor forma es realizar la ascensión a los altos picos en un grupo organizado por un operador turístico como Bum Bum Tours, que se ocupan del papeleo administrativo, los suministros de alimentos y proporcionan por lo menos dos guías experimentados y comunicación por radio, y todo ello a precios muy razonables. Hay también varios operadores con sede en los alrededores de la plaza Las Heroínas, de Mérida, cerca de la estación del teleférico.
Las ascensiones se emprenden con regularidad durante todo el año. Si viaja a solas o en pareja debería poder llegar y salir en un grupo organizado en el término de muy pocos días: si viaja con cuatro o cinco personas, algunos operadores organizan una escalada para grupos reducidos. Si le fuera posible, disponga las cosas con anterioridad, vía Internet o fax.

Pico Humboldt Merida

Reparaciones nocturnas
En cuanto se puso el sol, la temperatura descendió en picado y me alegró descubrir que tenía mantas suficientes para la noche. El sueño es capaz de obrar verdaderos milagros y, a pesar de los esfuerzos del día anterior. a la mañana siguiente me sentí como nuevo, preparado para el «verdadero» tour a San José.
Desde la posada se contemplaban magníficas vistas de las montañas, al norte, que destacaban sobre las paredes blancas y los tejados de tejas rojas del pueblo. Un cielo despejado nos prometía otro día soleado cuando emprendimos una razonable ascensión desde Acequias. Luego, el camino fue aplanado y empezó a serpentear cruzando el páramo, una meseta abierta en la que crecen pocos árboles, aunque encontramos numerosos frailejones de hojas espinosas [Espeletia pycnophylla). Sus hojas tienen una textura como de fieltro que les impide sucumbir al frío de las alturas y desde septiembre hasta principios de diciembre dan flores que otorgan a las laderas de las montañas un asombroso color amarillo intenso.
Ante la ausencia de sombras, aprecié la fría brisa que soplaba mientras pedaleábamos por caminos estrechos, sobre la cresta de un risco. Al mirar hacia atrás pudimos ver la cumbre nevada y cubierta de hielo del pico Humboldt. El segundo más alto de Venezuela, con 4.994 metros, en el distante Parque Nacional Sierra Nevada. En otra pequeña colina nos encontramos a un joven vaquero de Acequias que se dirigía a San José. Nos contó que efectuaba el viaje a San José habitualmente un par de veces a la semana durante todo el año. Incluso cuando el camino se encontraba cubierto de nieve, para comprar provisiones o buscar trabajo.