Paseando por la rue de Rivoli

Regresen entonces a la rué Rivoli y luego de bordear por su exterior el Cour Carree hasta el portón correspondiente, penetren al Patio Cuadrado, que constituye el corazón del antiguo palacio de Francisco I, construido sobre los cimientos de la fortaleza que había erigido allí Felipe Augusto en el año 1200.
Notarán que las fachadas estilo clásico y renacimiento hacen lo posible por convivir pacíficamente sin lograrlo del todo. A pesar de eso, el ala occidental (el del reloj) logra cierto aburrido equilibrio. Detrás de esas cuatro fachadas que los contemplan apáticamente se oculta uno de los museos más ricos y caóticos del mundo: El MUSEO DEL LOUVRE.
¿Cómo? ¿Que si el Museo es todo eso?
Eso, mi amigo, es sólo una pequeña parte del Museo que además se desparrama por la galería y… Pero no
quiero que se le haga agua a la boca. Siendo esta su primera jornada parisina y considerando que es un día espléndido, prefiero que recorran algo más de la ciudad en lugar de internarse en el Louvre.

Así que huyan por el portal su antes deque me arrepienta. Se encontrarán entonces en el Jardín de 1′ Infante. Tendrán a sus espaldas el Sena (si se dan vuelta, claro) y ante ustedes la fachada sur del Cour Carree, obra también del doctor Perrault. A su izquierda se extiende la Galería de Apolo de 60 metros de longitud que corresponde a la ampliación de finales del siglo XVI. Recorran los muelles del Louvre mirando la Galerie du Bord de l’eau, y alguna vez, para no aburrirse de su fachada monótona, la rivera izquierda del Sena.
Al llegar al Puente del Carrousell, penetren por los Portones del mismo nombre a laPlaza idem, donde se levanta el Arco de Triunfo cuyo nombre se podrán imaginar. Durante unas cortas vacaciones parisinas, los caballos bizantinos de San Marco se habían instalado encima del Arco construido en 1804 para celebrarlas victorias napoleónicas.
Las dos interminables alas a ambos lados de ustedes fueron construidas para unir al viejo Palacio alrededor del Cour Carree con el nuevo Palacio de las Tullerías erigidas por orden de Catalina de Medici. ¿Que dónde están las Tullerías?
Pues sencillamente NO están. Estaban… hasta 1871 cuando el Palacio fue incendiado por los revoltosos. En cuanto a las ruinas, fueron adquiridos por unos corsos para material de su palacio cerca de Ajaccio. Esta familia de Córcega sostenía desde épocas remotas una interminable vendetta contra los Bonaparte, que naturalmente también eran oriundos de esa isla. Por algún motivo sólo comprensible para aquellos consustanciados con los misterios del alma corsa, éstos se sentían gratificados con la idea de construir su palacio con las piedras que le habían servido de habitación al más famoso de sus enemigos.
Lamentablemente el dinero no les alcanzó para llevarse el resto de las aburridas construcciones que Napoleón hizo agregar a lo largo de la rué Ri voli.
De todos modos hay que admitir que si el Louvre existe es gracias a Napoleón quien salvó de la demolición las construcciones que ya estaban en un estado absolutamente ruinoso e invadidas por menesterosos.
Echó a los intrusos, terminó la decoración de Cour Carrée y edificó el ala sobre la rué Rivoli. Esta última parte fue terminada bajo Napoleón III.

Paseando por Paris

Tomen pues la rué de Rivoli hasta la rué de Coligny. Verán a su izquierda la Iglesia de St. Germain l’Auxerrois y a su derecha la columnata de la fachada oriental del Louvre, obra del doctor-arquitecto Perrault.
Tal vez Perrault fuera un excelente médico. En cuanto a las dichosas columnas sólo se sostienen a si mismas por lo cual son un algo triste efecto escenográfico. La Iglesia por su parte sufrió los avatares del tiempo lo cual lamentablemente se nota en su ensalada de estilos, que incluye el campanario románico, el porche gótico florido y el portal renacentista, amén de algún
agregado más moderno. De todos modos el Porche es sumamente interesante (1435) aunque las estatuas de los pilares son modernas. El portal central es el más interesante y data del siglo XIII. A pesar de que no tiene mucho que ver con el resto, el portal renacentista de 1570(pasando el ábside), está muy bien logrado.
Podrán hacer una rápida recorrida por el interior para observar los vitrales y un hermoso trabajo flamenco en madera sobre el altar.
Fueron las campanas de St. Germain tocando a rebato las que dieron la señal para el comienzo de la matanza de por lo menos 4000 hugonotes durante la sangrienta noche de San Bartolomé, una masacre cuidadosamente organizada mediante listas. En un acto de debilidad del que nunca terminaría de arrepentirse, la reina Catalina de Mediéis perdonó la vida de su yerno Enrique IV, sin sospechar que luego de la muerte sucesiva de tres de sus hijos reyes, el odiado protestante ceñiría la católica corona de Francia.

Paris

Reconocerán el intradós porque a la izquierda Abraham recibe en su seno a seis filas de almas buenas. A la derecha los demonios le dan la bien venida a idéntica formación de almas pecadoras.
Si estas por Europa otra ciudad recomendable para visitar es Amsterdam y si necesitas lugares para hospedarte te recomendamos visitar Hoteles Amsterdam.
Demuestren su superioridad artística no sacándole fotos a las Vírgenes sabias ni a las tontas. Todas son obras de Viollet le Duc. Los doce apóstoles y Cristo también deben ser ignorados con aire de indiferencia.
El Portal de la Virgen tiene un magnífico tímpano. Es particularmente notable el dintel del medio que representa en una sola escena la muerte y resurrección de la Virgen. El intradós representa flores, hojas y la corte celestial. Aunque sólo consiste de cuatro filas igual se llama intradós. Los signos del zodiaco son auténticos pero los Santos del costado son de Viollet.
Por sobre los portales se extiende la “Galerie des Rois” con 28 de los reyes de Israel de quienes desciende Cristo. Ese hecho no los salvó de ser decapitados in situ durante la Revolución cuando mediante cuerdas atadas al cuello fueron derribados y destrozados. Viollet se encargó de restaurar la monarquía ubicando copias en su lugar. Como usted igual no ve bien a esa distancia, puede suponer que se trata de los originales. Por encima la Virgen, los ángeles, Adán y Eva y Viollet le Duc simbolizan la resurrección, alrededor de la magnífica roseta.
Por encima la Gran Galería consiste en arcos ricamente decorados. En los ángulos Viollet se divirtió esculpiendo enormes pájaros, monstruos y demonios quede todos modos apenas se ven.
Las dos torres debían llevar agujas pero ya en la Edad Media se decidió que la fachada no necesitaba de ellas. La torre a su derecha guarda la campana llamada “Bourdon de Notre Dame” (siglo XVII) que suena en las fiestas religiosas y en las festividades solemnes.
Rodeando Notre Dame por la rué du Cloitre Notre Dame (a su izquierda) verán el Portal del Claustro de 1250. En el pilar central podrán ver la Virgen, la única estatua de ese tamaño que estando en el exterior, escapara a la destrucción. Es una obra de arte del siglo XIII. En el tímpano se narra la historia del Diácono Teófilo que vendió su alma al diablo. La intentar cumplir con sus deberes conyugales. Finalmente, convencido por su amigo Charles, se dejó llevar por éste al supremo sacrificio.
Considerando esta frecuencia quinquenal de la etapa más ardorosa del matrimonio, uno no puede menos que sospechar que pasados los primeros entusiasmos juveniles, la curva de encuentros amorosos debía tender peligrosamente a cero.

Paris

Bonjour París!!
Aquí estamos al final del viaje y aún juntos. Es cierto que la guía está algo deteriorada, tiene migas de pan entre las páginas y alguna mancha de grasa que es difícil atribuir al caviar. Incluso alguna página está sospechosamente arrugada (espero que debido a un accidente involuntario y no a un gesto intempestivo al finalizar alguna jornada especialmente agotadora).
Claro que si ustedes hubiesen decidido hacer el viaje a la inversa, París podría ser su primera escala europea. En ese caso (en el que, su desprolijidad ya no es tan justificable) ustedes estarán en el Aeropuerto Charles de Gaulle con la mirada fija en la cinta transportadora de equipajes, esperando que asomen sus valijas.
Si luego de una prudente espera, ese acontecimiento no fructifica, busque a cualquier otra persona que se esté mesando los cabellos y haga la correspondiente denuncia. Es un poco frustrante sentirse la única persona a la que le han extraviado sus pertenencias. Sin duda que el mejor medio para viajar a esta ciudad es en cruceros.
De todos modos no desespere: probablemente sus compras de Macys están girando alegremente en la cinta transportadora de algún aeropuerto africano o del Oriente. Y aún más, posiblemente recupere todo luego de un par de días. Recuerde, de todas formas, que la compañía aérea lo va a resarcir de su pérdida y que la Tarjeta de Crédito o su Tarjeta de Asistencia también cubren esta eventualidad. En pocas palabras, rece para que se le pierda el equipaje.
De Charles de Gaulle un ágil servicio de autobuses lo llevará a la Terminal Aérea de Maillot, en el Palacio de los Congresos (metro Pte. Maillot). Si te decides a viajar en cruceros te recomendamos viajar en Cruceros royal caribbean.
Si usted hubiese llegado de cualquier ciudad europea, posiblemente en lugar de Charles de Gaulle, ahora estaría en idéntica actitud de expectativa en el Aeropuerto de Orly.
El mismo servicio de autobuses esta vez lo llevará a la Terminal Aérea más céntrica de les Invalides (Metro Invalides).
En un caso de extrema indigencia, (difícil de justificar si siguieron mis consejos en cuanto a hoteles y restaurantes),
podrán ahorrar unos tristes francos tomando un autobús de línea que, pasando por debajo de Orly, los llevará a la Place d’Italie.
Si, en cambio, llegaron en tren, ahora estarán en una de las cuatro estaciones de París (Gare de 1′ Est, du Nord, St. Lazare o Montpamasse) dependiendo de su procedencia. El índice de criminalidad de las estaciones no supera el del resto de la ciudad, así que parece innecesario que se aferren a su valija con un entusiasmo digno del tesoro de los Romanoff. Esa actitud un tanto naif suele atraer el interés de los ladrones que normal mente ni los hubiesen mirado considerando su aspecto poco próspero a esta altura del viaje.
De todos estos puntos (Les Invalides, Place d’ Italie, Porte Maillot y las estaciones de ferrocarril) hay un excelente y bien señalizado servicio de metro hasta la Estación St. Michel, (en el Barrio Latino) en cuyas proximidades, sobre larue Cujas, se habrán de alojar ustedes.
¿Por qué en el Barrio Latino?
El Barrio Latino es el sector bohemio y estudiantil de París, por lo cual está repleto de hotelitos de precio accesible y de restaurantes variados y económicos. Por otra parte a lo largo del Boulevard St. Michel, la animación que dura las 24 horas del día, constituye un espectáculo renovado y principalmente, gratis.
Otras zonas igualmente animadas de la ciudad, están sujetas a horarios más definidos. Por ejemplo los alrededores de l’Opera mueren a partir de las 22:00 que es cuando recién se despierta la zona de Montmartre. Los Champs Elysées se toman desérticas cerca de las23:00hora a la que, por otra parte, los metros se retiran a su descanso nocturno.
¿Y por qué justamente el Hotel Saint Michel?
Simplemente por motivos sentimentales. Tradicionalmente y a lo largo de más de 40 años, muchos rioplatenses y fundamentalmente uruguayos, han ido a parar al hotel de Mme. Salvage. Para muchas generaciones que ya no se cuecen en el primer hervor(más bien necesitan una olla de presión) Mme Salvage, sus horribles gatos y sus amores y odios sin explicación, constituyen un hecho inseparable de París. Visitar el Saint Michel es como reencontrarse con un trozo de la reciente historia del país.