SANT JORDI

sant jordi

A la derecha, entre la avenida del Estadio y el Cami des Tres Pins, se extienden las instalaciones olímpicas. Algunas de las construcciones se remontan al año 1919, mientras que otras como el espectacular PALACIO SANT JORDI son de reciente construcción. Esta obra del japonés Isozaki consta de una gigantesca red metálica de 23000 nudos que sostiene una cobertura de cerámica vidriada. Se construyó completamente a ras del suelo y luego se elevó a sus actuales 45 metros de altura. Tiene una capacidad para 17000 personas.
Desde la avenguada del Estadi, el funicular los llevará al Parque de diversiones, donde lo más recordable es el monumento a la sardana, otra postal tradicional. Eso, a menos que suba a alguno de los juegos, en cuyo caso lo más recordable será el susto negro que se pesquen. Desde el Parque el funicular sigue hasta el Castillo que, aunque carece de valores arquitectónicos, no deja de ser un símbolo de la represión y los fusilamientos.
Como ya está oscureciendo, sugiero que regresen hasta el Puerto por el funicular que une la Plaza del Ejército con la avenida del Paralel. Verán que el espectáculo de la ciudad iluminada es realmente impresionante.
Vuelvan al hotel recorriendo lentamente las Ramblas. Esta vez espero que no se les ocurra meterse en un típico Restauran te Chino, sencillamenté porque están en Barcelona y no en Pekín. Así que les sugieroque, una vez que hayan llegado a la Plaza del Teatro doblen a su derecha por la calle des Escudellers donde verán varios mesones decorados con excelente gusto. All í podrán cenar algo liviano (para su estómago y bolsillo).
En cuanto a su loca vida nocturna, pienso que lo mejor será que pidan en el hotel una guía de “La noche en Barcelona” y hagan como les parezca. Siempre y cuando recuerden que a la mañana siguiente se tiene que levantar temprano, hacer las valijas, pagar su cuenta y dejar libre la habitación….
Buenas noches y tengan conducta.