TELEFÉRICO DE MÉRIDA

EL TELEFÉRICO DE MÉRIDA
La construcción del teleférico de Mérida, el más largo y más alto del mundo, fue una increíble hazaña de la ingeniería francesa, que utilizó 1.300 obreros y 500 muías. Se inauguró el 10 de octubre de 1958 y lleva pasajeros desde Barinitas (en Mérida) a 1.557 metros de altura, hasta Pico Espejo, a 4.765 metros de altura en apenas una hora. El trayecto se realiza en cuatro fases. En el momento de escribir estas líneas sigue cerrado tras un accidente ocurrido en 1991. No obstante, los trabajos de reparación ya se han terminado, se llevan a cabo las pruebas y posiblemente ya haya reiniciado el servicio. El trayecto le permite pasar sobre el profundo cañón del río Chama, por entre el hermoso bosque pluvial y el salvaje páramo hasta alcanzar los altos picos nevados. Cada estación cuenta con un centro de salud equipado con botellas de oxígeno para atender a quienes sientan los efectos provocados por la altitud.