Venecia Italia

Dense vuelta y observen el reverso del tímpano del portal principal. Se trata de un excelente mosaico del siglo XIII. Más arriba, la bóveda del Paraíso en un trabajo de mosaico hecho sobre diseños del Tintoretto.
El monumental mosaico de la cúpula representando al Pentecostés y a los pueblos a evangelizar es de comienzos del siglo XIII.
De la nave derecha se accede al BATISTERIO adornado con mosaicos del 1300 que relatan la vida de Cristo y San Juan Bautista. La fuente bautismal es de Sansovino (1546). Al costado, se encuentra la CAPILLA ZEN (que viene a ocupar una parte del Nártex). Tiene mosaicos del siglo XIII relativos a vida y milagros de San Marco.

En la nave izquierda se eleva el “capitello” una pequeña construcción de mármol coronada de una enorme ágata.
El transepto izquierdo tiene mosaicos del siglo XII en la cúpula. La última Cena y los Milagros de Jesús en cambio fueron realizados sobre diseños de Veronese y Tintoretto en el siglo XVI.
Sobre la cúpula del crucero del transepto se ve una Asunción del siglo XIII. El coro está precedido de hermosas estatuías de fines del siglo XIV
El CORO exige una visita (y lamentablemente un billete de entrada también). Está cubierta por una cúpula con excelentes mosaicos bizantinos y bajo un baldaquino de antiguo mármol verde sostenido por columnas esculpidas de alabastro, descansan ¡al fin! los restos de San Marcos.
Pero para los que no son especialmente devotos del Santo, el interés del Coro radica en la célebre Palad’ Oro, un increíble retablo bizantino de 975 algo reformado hasta su forma actual de 1340. Antes de que Napoleón se llevara algún recuerdo poseía 1300 perlas, 400 granates, 300 zafiros, 300esmeraldas, 90 amatistas, 90 rubíes además de los esmaltes magníficamente trabajados. Lo demás, por supuesto, es oro. En fin. Que uno no puede pensar con cierta melancolía que, si en lugar de andar escondiendo los restos de San Marcos, los venecianos hubiesen ocultado la Palad’Oro, seguramente ningún milagro lo hubiera hecho aparecer.
Saliendo del CORO (¡y con el mismo billete!) podrán entrar al TESORO al que se accede por el brazo derecho del transepto. Aunque luego de la Pala d’ Oro todo parece algo pobre, igual se afirma que todo lo que No se ve se lo llevó Napoleón de recuerdo. Lo que sí se ve son, en parte, también souvenirs de viaje de los de la Cuarta Cruzada, y de Marco Polo.
Venecia, como verán, además de ser la ciudad de los Canales, es la ciudad de las escaleras como pronto (¡ay!) aprenderán. Así que vayan entrenándose subiendo desde el Nártex a las galerías de donde se obtiene una maravillosa vista del interior de la Basílica, del diseño del pavimento y de los magníficos mosaicos de la bóveda desde la distancia adecuada a la edad y curvatura de su córnea.

Venecia, la ciudad de los enamorados

En fin. Por ahora ustedes no han visto nada que los prepare para las maravillas que les esperan: tan sólo un triste área fabril de chimeneas humeantes y fábricas de aspecto desolador en Mestre. Pero aún así, eso no explica su aspecto avinagrado ¿Qué les ha pasado? ¡ Ah! ¿Discutieron? Bueno. Su suegra no es la Madre Teresa de Calcutta pero es la madre de su señora. Usted no debería haber dicho eso. De cualquier modo Venecia es la ciudad de los enamorados, así que le será fácil hacer las paces y.
¡Ah Pero miren allí! ¿.No ven a ese señor de aspecto sonriente que lleva en la mano un cartel con su (de ustedes) nombre , Sorprendidos eh Bueno Acerquense y dense a conocer El les dira que se llama Michelangelo pero lo dicen Michelangioloo Angelo como el grande escultor, vieron la Pieta en San Pietro?, ¿Bello no?
Mientras les lleva las valijas Si Puede dejar que lo ayude con las valijas Michelangelo es un guia profesional Por otra parte usted deberia haber aprendido que el peor momento para pelearse con su mujer es a la salida o llegada a una ciudad En esas ocasiones ella se adelanta con su ofensa a cuestas y lo deja a usted con todo el equipaje
Mientras llegan al vaporetto. Angelo les va acontar lo del turco que trató de dañar a la Pietá con una indignación que no sería mayor si hubiese sido él quien la esculpió
No. Claro que no era un turco. Pero para los venecianos los extranjeros malos suelen ser turcos en forma algo genérica Del mismo modo en Turquía (después del pillaje de Constantinopla. claro) el hombre de la bolsa con el que se asusta a los pequeños es un italiano Todo es según como se mire
Instalados sobre el vaporetto trate de limar asperezas lo cual entiendo que es difícil ya que Angelo no ha parado de hablar ni un instante El pertenece a esa raza de guías que llevan la profesión en el alma Seguramente si estuviera en la barca de Caronte rumbo al Averno, igual estaría describiendo con entusiasmo las particularidades del lugar a sus futuros colegas de asador
Gondoleros gondolieri antes eran muchos 10000 góndolas ahora solo 500 les dirá mostrando a uno de esos gondoleros disfrazados de gondoleros peroque en realidad son sus viejos conocidos los taximetristas de estación, igualmente ávidos por desplumarlo
Attenzione . eh ¡Attenzione! Caro carissimo- les dirá seña lando a una de esas elegantes em barcaciones que conservan el luto que les impuso hace 100 años un decreto senatorial. A pesar de que, razonablemente la palabra góndola pudiera originarse del latin cymbula (barquito). los especialistas insisten en atri buirlo al griego kondi. Lo cual como kondi suena a cualquier cosa menos a góndola y además significa valva de molusco cosa que, a priori y sin conocer a fondo la apasionante anatomía de esos bichos, no parece muy afín a la elegante forma de las góndolas, vendría a demostrar que los fi lólogos son todos locos. Claro que los desvelos de Angelo por preservar su economía de los embates de sus compatriotas pueden tal vez no ser completamente desinteresados. Y mientras les explica que las góndolas están hechas de 280 piezas distintas construidas a mano y que pesan 585 kilos, de pronto dejará deslizar alguna velada promesa de pasarlos a buscar luego…
“Para visitar a mi hermano en Murano… Así ven una verdadera casa veneciana. No para turistas…
Y aunque usted no lo crea, casualmente el hermano de Angelo se dedica a la venta de cristales…
…”solamente para amigos de Angelo. Mucho, mucho, mucho más barato que negocios para turistas. Obras de arte ¿eh?… Maravillas…”.
Bien. Aprovechen el viaje para ir viendo lo que Angelo les está indicando.

Venecia

Más que una ciudad, Venecia parece la extravagante escenografía para una película de Fellini. Una improbable y lujosa ciudad imperial que un libretista delirante hubiese implan-tado encaramado sobre unos postes de madera en el medio de un pantano de difícil acceso.
Una ciudad de fachadas de tarjeta postal, canales escondidos y puentes de bolsillo.
A pesar de su absurda implantación (o tal vez gracias a ella) Venecia logró mantenerse como una floreciente república por más de 1000 años, debido a dos cualidades y a un defecto propio de sus habitantes:
I) Su primera cualidad es su extraordinaria habilidad para la navegación. Esa afición se remonta y a a aquellos primitivos vénetos que se establecieron en esos pantanos huyendo de las hordas bárbaras. De ellos se sabe que eran hábiles pescadores que lograban sortear los bancos de arena, navegando en los bajíos de la laguna. Las generaciones siguientes heredaron esa afición al agua, pero ya miraban más lejos, al mar abierto. Y pronto las naves vénetas surcarían el Adriático, el Mediterráneo y el Egeo en una especie de matrimonio con el mar que se simbolizaba todos los años con una ceremonia muy popular. El Dux, vestido de oro, parados sobre su lujosa barca llamada el Bucentauro, echaba un anillo al mar, diciendo: “Nosotros te esposamos, mar, en signo de perpetua dominación”.
Locual demuestra dos cosas. A)Primero que los venecianos tenían un concepto decorativo de la mujer y una visión machista del matrimonio. Y como prueba de ello es notorio que, a diferencia de otras ciudades italianas, en la historia veneciana no se ha destacado ninguna mujer.
No aparece allí ninguna Livia Agrippina, Lucrezia Borgia o Catalina de Medici. A lo sumo asoma tímidamente esa pobrecita Desdémona que tuvo la duda virtud de dejarse degollar por Ótelo. Y si bien el Moro de Venecia fuese un invento de Shakespeare quien se empeñaba en hacer navegar sus fobias racistas entre canales (el negro Otelo, el judío,
Merecadder de Venecia), igual es cierto que se baso en hechos reales. Chiara Massolo Lucrezia Capello de muieres que murieron en circunstancias similares
B) La segunda consecuencia es que si bien las Desdémonas murieron pudidissimas y castissimas (como lo declara la sentencia judicial en un superlativo que siembra crueles dudas sobre la conducta de las que apenas son púdicas v castas». otras habrían que no lo serían ni tanto
Y si el matrimonio entre humanos es algo frágil ,,qué pensar cuando uno de los contrayentes es el (más bien, la) mar”
Máxime cuando como dijo Voltaire. ni siquiera había consentimiento por esa parte Y como cantaban los genoveses. acérrimos enemigos de los venecianos