BOLOGNA

BOLOGNA es una preciosa ciudad cuyo principal defecto es que resulta mucho más extendida de loque uno se imagina (aunque no sé porqué uno se imagina cosas así). O sea que no resulta nada fácil orientarse y encontrar los monumentos notables de la ciudad. Al menos para ustedes que no tienen la próxima edición de esta guía llamada “Su segundo viaje a Europa “. Además de las encantadoras calles aporticadas hay que visitar la Piazza Maggiore, la Piazza del Nettuno y la Piazza di Porta Ravenana. Sobre la primera da el Palazzo del Podestá y el Palacio del Rey Enzo. La fuente del Nettuno de Jean Bologne adorna la segunda. Y sobre la tercera se asoman (¡y cómo!) las dos famosas torres de Bologna. La de los Assinelli de 1109 tiene 100 metros y 486 escalones!!!! La vista desde arriba es espectacular, pero… Pero son 486 escalones. También podrán visitar la Basílica de San Petronio, la Iglesia de Santo Stéfano, la del Santo Sepulcro, etc. etc.
De BOLOGNA a 48 kilómetros por la Autostrada A13 que sigue a la vía Matteotti (y bueno, intenten experimentar con una autopista), llegarán a FERRARA. Tiene como principal atracción turística el magnífico Castello Estense del siglo XIV. También vale la pena visitar la Catedral el Palacio Schifanoia, el Palacio de los Diamantes y la Piancoteca.
Además de otros palacios (como el de Ludovico el Moro) podrán recorrer las callecitas con pasadizos cubiertos que se extienden por la zona sur de la ciudad.
Como Dios maldijo a la humanidad con el libre albedrío, nuevamente ante ustedes el camino se bifurca, bíblicamente hablando. Una posibilidad es seguir a PADUA (76 kilómetros) y de allí a VENECIA (unos 30 kilómetros más), pero…
Pero, se perderán de ver VERONA, una de las maravillas de Italia cuya visita requiere al menos un día. Si llegaran a optar por afrontar la ira de su jefe y permanecer un día extra en Europa, no dejen de desviarse en Monselice y vía MANTUA (que merece una corta visita) llegúense hasta VERONA.
Si en cambio prima su sentido común, sigan no más hasta PADUA por la misma ruta que venían recorriendo.
PADUA se enorgullece de una basílica que se asemeja a la de San Marco en sus cúpulas de influencia bizantina, frente a la cual se eleva la famosa estatua ecuestre del Gattamelata, obra maestra de Donatello.